JULIO CÉSAR TRUJILLO

JCT 

La casi nonagenaria vida de Julio César Trujillo resume los avatares de la democracia ecuatoriana, siempre enrevesada por la disputa del poder político del Estado y las polémicas derivadas.

Su partidismo ambulatorio, la etapa menos conocida de su honrosa existencia, está olvidado por la amnesia colectiva y se prioriza el inmediatismo social como juez decisivo de la historia.

Simpatizantes y detractores opinarán del abogado defensor de la juventud que impulsó la Consulta Popular sobre el destino del Yasuní, amenazado por la extracción petrolera transnacional.

Partidarios y rivales recordarán al valiente anciano que, junto a los miembros de la Comisión Nacional Anticorrupción, develó los ilegales negociados de la década anterior, incluso a riesgo de su libertad amenazada por la justicia servil al caudillo.

Seguidores y adversarios evaluarán las acciones adoptadas por el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social Transitorio (CPCCS-T), del cual Julio César fue su presidente. Posiblemente ésta, su última etapa en el servicio público, será la más convocante de pasiones.

Los defensores del correísmo continuarán objetando y resistiéndose a la cesación de las ex autoridades de los organismos de control y justicia, de sus militantes, aduciendo que se trata de persecución política y no faltarán miserables que festejan el deceso de Trujillo, un hombre de moral gigante.

Desde la otra orilla se valorará como positiva la descorreización del Estado impulsada por el CPCCS-T, como fue el mandato de la Consulta Popular de febrero de 2018, incluso desde aquellos críticos que plantean que la reinstitucionalización democrática del Estado está inconclusa.

Tan falso es afirmar que todo viejo es caduco, como también lo es que todo muerto es bueno. Lo indudable es que la quijotesca vida de Julio César Trujillo, aún avejentada, fue buena y será recordada como la de un hombre que luchó hasta sus últimas horas por las causas justas: la democracia, los derechos humanos y los de la naturaleza.

 

Francisco Escandón Guevara

Email:                      fcoescandog@gmail.com

fescandonguevara@yahoo.com

Blog:                        fescandonguevara.wordpress.com

Twitter:                 @PanchoEscandon

Facebook:            https://www.facebook.com/francisco.escandonguevara

Anuncios

ARROZ VERDE

ArrozVerde1

En los últimos quince años el capitalismo de los países latinoamericanos sufrió cambios. Ese proceso estuvo orientado por las demandas del sistema mundial, que delegó a los gobiernos de los países dependientes la construcción de infraestructura que abarate los costos de producción.

A ello le llamaron demagógicamente progreso, desarrollo y hasta revolución, pero en la realidad se mantuvo la estructura de poder y se aceleró el enriquecimiento de los grandes grupos económicos a un ritmo superior que las anteriores décadas.

Al Estado lo sacudieron de los polvos de la crítica neoliberal y lo vistieron con elegantes trajes para protagonizar la modernización capitalista de puertos, aeropuertos, carreteras, hidroeléctricas, etc.

Esas obras alimentaron la popularidad de los caudillos y  fueron el elemento distractor perfecto para incubar la corrupción del sistema de coimas, de las obras mal hechas no fiscalizadas y hasta de los sobreprecios.

Además los gobernantes, progresistas o neoliberales, contaminaron el sistema electoral con plata de las empresas que entregaban aportes económicos a cambio de ser beneficiarias de los contratos con el Estado.

Los resultados de ese juego macabro son las campañas multimillonarias que enajenaron a los votantes. El dinero sucio definió quién era el presidente, los asambleístas o alcaldes, es decir, una parte de los electos representan a los intereses de empresarios corruptos.

Los organismos electorales y judiciales no detectaron estas irregularidades, su inacción puede ser hasta considerada como complicidad de un aborto de democracia dominada por una oligarquía inmunda que controla el poder del Estado.

Lo cierto es que continúa la impunidad. En el nuevo escándalo ecuatoriano conocido como Arroz Verde 502 sólo unos cuantos meseros están detenidos, los ayudantes de servicio siguen libres, el jefe de la cocina está prófugo en Bélgica y la cirugía mayor contra la corrupción cae en descrédito por sus escasas respuestas ante las denuncias de Ina Papers.

 

Francisco Escandón Guevara

Email:               fcoescandog@gmail.com

fescandonguevara@yahoo.com

Blog:                 fescandonguevara.wordpress.com

Twitter:            @PanchoEscandon

Facebook:        https://www.facebook.com/francisco.escandonguevara

 

MORENO Y EL FMI

MorenoFMI3

Luego de la segunda guerra mundial se creó el Fondo Monetario Internacional (FMI) con la urgencia de normar las relaciones de los países industrializados y del sistema financiero, además se impuso el dólar como moneda referente.

Con el desarrollo del capital y la derrota del llamado socialismo real, el FMI adoptó las políticas del Consenso de Washington. Ese es el inicio formal del neoliberalismo.

Desde entonces la internacionalización de la producción para abaratar mercancías, la eliminación de subsidios en los servicios públicos, la liberalización de las economías para privatizarlo todo, la desregularización laboral y la seguridad jurídica de las inversiones privadas; son el recetario c on que el FMI condiciona a los países, a cambio de créditos para cubrir sus déficits fiscales.

Estas políticas provocaron privilegios para los poderosos y penurias para los pueblos. Así lo evidencian las dieciocho Cartas de Intención anteriores que firmó el Ecuador.

La nueva, la diecinueve, por la cual se recibirán préstamos por $10.277 millones, exige el cumplimiento de un paquetazo que incrementará impuestos, eliminará subsidios, privatizará las áreas estratégicas, precarizará el trabajo, reducirá la inversión en las áreas sociales, fomentará le explotación minera y petrolera, etc.

Así Moreno encargó las decisiones económicas a terceros interesados en afirmar la dependencia del Ecuador. Nada distinto a la larga noche neoliberal, incluso al correísmo, que transmutó del FMI al imperialismo chino. Lo único distinto son los colores de las banderas, pues los intereses monopólicos son los mismos.

Quieren imponer el neoliberalismo en base del miedo social que institucionalizó la revolución ciudadana, pero subestiman la capacidad de respuesta del pueblo que está superando el letargo correísta.

El momento no es sencillo para Moreno, su gobierno es débil y la movilización popular se robustece. Debería poner las barbas en remojo, parece olvida que los paquetazos fueron derrotados en el pasado, hasta cayeron gobiernos

 

Francisco Escandón Guevara

Email:               fcoescandog@gmail.com

fescandonguevara@yahoo.com

Blog:                 fescandonguevara.wordpress.com

Twitter:            @PanchoEscandon

Facebook:        https://www.facebook.com/francisco.escandonguevara

OTRO PRÓFUGO

OtroPrófugo1

La huida de Ricardo Patiño, antes de que la fiscalía ecuatoriana logre su prisión preventiva, escandaliza al país. No es el primero y tampoco será el último prófugo, pero al parecer esa es una característica de la historia nacional.

La impunidad es parte de la genética de quienes han gobernado, salvo ciertas contradicciones inter oligárquicas que usaron el poder para perseguir a sus adversarios políticos, el sistema de perdón y olvido está naturalizado en las altas cúpulas.

Lo lamentable de la huida de Patiño es el delito que se imputa, ya que penalizar la instigación fue el arma del correísmo para silenciar y atemorizar a los opositores. A ese recurso antidemocrático apela el presidente y permite que sus antiguos coidearios hagan gala de defensores de libertades.

Existe peligro detrás de esa figura legal, más allá de la transitoriedad de la disputa oligárquica entre Moreno y su antecesor. Encausar a Patiño por instigación es una posible táctica para no procesarlo por sus verdaderos delitos y además deja la puerta abierta para que se judicialice y criminalice la verdadera lucha popular en oposición al neoliberalismo.

Al ex canciller se lo debe procesar por lo que hizo, no por lo que dice. Casi nada se ha hecho para  investigar y sancionar su responsabilidad en los innumerables casos de corrupción, su participación en la violación de los derechos humanos, de los de la naturaleza y de las libertades públicas, su involucramiento en el tráfico de estupefacientes (narcovalija diplomática), etc.

Patiño, Correa y otros prófugos evadieron la justicia gracias a la influencia que conservan en el Estado, eso demuestra no sólo su poder, sino que están inconclusos los anhelos de la Consulta Popular que prometió descorreizar el país.

No son suficientes los recambios formales de designar a nuevas autoridades en los órganos de control y justicia, varios de ellos incluso fueron cómplices del régimen anterior.

Romper la argolla no es un problema de discursos, exige de un combate efectivo a la corrupción, de desmantelar las prácticas de una red burocrática que secuestra la función pública y de democratizar la elección de jueces, fiscales y controladores del poder estatal.

 

Francisco Escandón Guevara

Email:                     fcoescandog@gmail.com

fescandonguevara@yahoo.com

Blog:                       fescandonguevara.wordpress.com

Twitter:                  @PanchoEscandon

Facebook:            https://www.facebook.com/francisco.escandonguevara

DIPLOMACIA DE ALQUILER

DiplomaciaAlquiler

Las relaciones internacionales del Ecuador son vergonzosas. Aunque el gobierno de Moreno apele al chauvinismo nacional y al manual de (urbanidad y buenas costumbres) de Carreño, el retiro del asilo político a Julián Assange viola los derechos humanos.

Por el momento no se juzgará la inocencia o culpabilidad del hacker, sino se valorará el papel de la diplomacia que representó los intereses del país en más de una década.

En tiempos del correísmo se violó la libertad de expresión y otros derechos humanos, se criminalizó la protesta social. Por ello, asilar a Assange constituía un acto incongruente entre el discurso demagógico y el autoritarismo del poder que brillaba fronteras adentro. Tal parece que esa concesión de asilo tuvo más motivaciones propagandísticas que humanitarias.

La continuación del gobierno de Alianza País es también la prolongación de la vergüenza diplomática. El circo populista continuó al entregar la nacionalidad ecuatoriana a Assange y al extenderle nombramiento de funcionario diplomático ante Rusia.

Sólo ahora que el imperialismo norteamericano presiona a Moreno, resulta incómoda la presencia del hacker. Sólo ahora que el Fondo Monetario Internacional exige encarcelar al asilado, se preocupan de la plata gastada para protegerlo. Sólo ahora que se culpa de la corrupta cuenta offshore INA a la familia presidencial, les apesta la mierda embarrada en las paredes de la embajada.

Así es la diplomacia ecuatoriana, al servicio del mejor postor, al vaivén de las presiones internacionales y al provecho de cualquier advenedizo presidente. Cuando Assange era héroe, fluían los capitales rusos y chinos; ahora son los gringos quienes definen la agenda de la cancillería. La soberanía no es más que una palabra manoseada.

La decisión de entregar a Assange le da respiro a Correa para salir de las cuerdas de la corrupción, el prófugo ahora tiene palestra y micrófonos delante, pero no es el peor enemigo de Moreno, ese lugar le corresponde ahora al ejército de hackers de Wikileaks que expondrán cualquier secreto o error del régimen.

Esa es la diplomacia de alquiler y será más vergonzosa si el gobierno termina con las manos manchadas de sangre, si se extradita a Assange.

 

Francisco Escandón Guevara

Email:                     fcoescandog@gmail.com

fescandonguevara@yahoo.com

Blog:                       fescandonguevara.wordpress.com

Twitter:                  @PanchoEscandon

Facebook:            https://www.facebook.com/francisco.escandonguevara

NUEVO MAPA ELECTORAL

Ilustración 

Los resultados de las últimas elecciones reconfiguran el mapa político del Ecuador. Atrás quedaron las fuerzas hegemónicas y los liderazgos dominantes.

El gran perdedor es Alianza País que está envuelto en una ineficaz lucha anticorrupción y en un plan de ajuste neoliberal. El oficialismo no logró siquiera presentar candidaturas en varios territorios, sus figuras migraron detrás de Compromiso Social y de otros partidos que alquilaron sus casilleros.

No sorprenden las representaciones obtenidas por el correísmo.  Aún su discurso cautiva a un electorado que es fácil presa del populismo, pero retrocede entre las preferencias electorales debido al involucramiento de sus líderes con los escándalos de corrupción.

En el consolidado nacional los socialcristianos obtuvieron más votos, ellos vendieron la idea de hacer cada ciudad una extrapolación del modelo exitoso de Guayaquil.  Sin embargo, esa táctica no les permitió homogenizar su electorado, perdieron en varios de sus bastiones y en otras provincias sus candidatos, de lejos, no son los más votados.

El reconocimiento de CREO como oposición política y alternativa electoral languidece: sus escasos liderazgos seccionales y el colaboracionismo con el programa económico del gobierno son las causas de este retroceso numérico.

Fue clarísimo el padrinazgo con el que actuaron los caudillos de estos partidos políticos oligárquicos. Correa fue la única figura que levantaron sus seguidores, mientras que Lasso y Nebot recorrieron el país para apalancar a sus candidatos y para posicionarse como presidenciables.

La sorpresa fueron los resultados obtenidos por las fuerzas de izquierda, luego de los reveses continuos derivados de su enfrentamiento al correísmo, juntos el Pachacutik y la Unidad Popular ganaron más prefecturas que el socialcristianismo y obtienen un importante número de alcaldías, hecho invisibilizado por los grandes medios de comunicación.

Además, estas elecciones se caracterizaron por una enorme dispersión de candidaturas y por la indecisión que se mantuvo hasta las postrimerías mismas de los sufragios, de allí que resulta irresponsable el accionar de las encuestadoras que emitían estadísticas, nada objetivas, para inducir en las preferencias de los votantes. Es hora que los organismos de control y judiciales tomen cartas en el asunto para sancionar estas prácticas enajenantes antidemocráticas.

Otro fenómeno influyente de los comicios es la proliferación de organizaciones políticas y de un sinnúmero de alianzas des-ideologizadas, realizadas entre partidos y movimientos de diferente tendencia.

En estas elecciones el pueblo se encargó de enterrar a los caciques que han repetido sus postulaciones en los últimos veinte años en distintos territorios (Torres en Ambato, la dinastía Falquez en El Oro, Paco Moncayo en Quito, Cabrera y Carrasco en Cuenca, el clan Zambrano en Manabí, etc.). La sobreproducción de propaganda de esas maquinarias electorales no logró vencer al anhelo de cambio de los electores.

Definitivamente el mapa electoral es variopinto, diverso y plural, las previsiones del voto pendular favorable a la derecha tradicional fueron falseadas por la realidad. Ahora la gran incógnita se traslada a quién será el ganador en las presidenciales del año 2021.

Lasso y Nebot fungen de fuertes precandidatos a Carondelet, es obvio que el correísmo jugará también su carta y, por otro lado, la unidad de las izquierdas tiene potencialidad para triunfar siempre que presente una candidatura única y aglutinadora. Nada está dicho, la estructuración del cuadro electoral y de las alianzas se acelerará ante la proximidad de los comicios.

 

Francisco Escandón Guevara

Email:                      fcoescandog@gmail.com

fescandonguevara@yahoo.com

Blog:                        fescandonguevara.wordpress.com

Twitter:                 @PanchoEscandon

Facebook:            https://www.facebook.com/francisco.escandonguevara

VENEZUELA

Venezuela

Venezuela atraviesa una prolongada catástrofe que es el producto de un gobierno inoperante y corrupto, así como de las medidas económicas impuestas por el gobierno norteamericano.

Pero la hiperinflación, la desvalorización de los salarios, el desabastecimiento de medicinas y alimentos no son los únicos problemas del país de Bolívar, pues la violencia amenaza a la vida.

Esa crisis política tiene la disyuntiva de dos presidentes que reclaman su legitimidad. Maduro electo en unas cuestionadas elecciones, con el voto de un reducido número de electores, cuenta el apoyo de las fuerzas armadas y Guaidó busca asumir la presidencia por una decisión adoptada por la Asamblea Nacional.

Pero la disputa trasciende al plano institucional entre chavistas-maduristas y la oposición, porque en Venezuela también se expresan las contradicciones interimperialistas: Estados Unidos de Norteamérica, España e Inglaterra apoyan a Guaidó, mientras que Rusia y China se inclinan por Maduro.

Ese intervencionismo extranjero en nombre de la democracia y la libertad esconde detrás los verdaderos intereses de las superpotencias, sus apetitos se dirigen a los recursos naturales de ese país que tiene la primera reserva mundial de petróleo, la sexta de gas natural, reservas incalculables de agua dulce y un potencial extraordinario de oro.

Esos recursos naturales son el centro de la disputa, el peligro de guerra localizada no está descartada. Tal parece que los imperialismos quieren convertir a Venezuela en la próxima Siria.

La paz regional está en peligro y la salida a la crisis venezolana no puede ser delegada a las superpotencias, ni a las facciones en conflicto. La única salida en Venezuela tiene que ser pacífica y democrática en ejercicio del principio de autodeterminación de los pueblos.

 

Francisco Escandón Guevara

Email:     fescandonguevara@yahoo.com
fcoescandong@gmail.com
Blog:       fescandonguevara.wordpress.com
Twitter:  @PanchoEscandon
Facebook: francisco.escandonguevara@facebook.com