LATINOAMÉRICA

Latinoamérica.png

Luego de más de una década de vigencia de los gobiernos autoproclamados progresistas, parecía que en Latinoamérica el péndulo electoral cambiaba de orilla al imponerse las fuerzas políticas neoliberales en la dirección de la administración pública.

Ese comportamiento de los votantes de la región fue consecuencia del rechazo a la corrupción, al despilfarro y la prepotencia, pero además exhibió la debilidad de otras fuerzas distintas a los neoliberales, pues ellos lograron naturalizarse como la sucesión de los regímenes progresistas.

Al pasar de los años, el recambio oligárquico de Kirchner por Macri en Argentina, de Dilma (Lula)  por Bolsonaro en Brasil, de Bachelet por Piñera en Chile, de Correa por Moreno en Ecuador, entre otros, resume la frustración de la falsa promesa de cambio y la continuidad del modelo de acumulación capitalista que hace de Latinoamérica el continente más desigual del mundo, pues en estas latitudes el 10% de la población más rica concentra el 71% de la riqueza.

Es evidente, el progresismo y el neoliberalismo no son contrarios, ni contradictorios, sino se tratan de proyectos políticos paralelos y congruentes que benefician a monopolios y transnacionales.

Estas semejanzas de fondo, no deben ocultar las diferencias de forma que existen. Entre ellas, quizás la más importante es la renegociación de la dependencia neocolonial: mientras unos prefieren el sometimiento de las soberanías nacionales a los designios norteamericanos, otros son dóciles a los capitales emergentes de China y Rusia.

La suma de esas principales razones desencadenaron las masivas protestas en diversos países de la región. Los triunfantes levantamientos populares sucedidos, durante el último trimestre de este año, se desarrollaron en oposición a la desigualdad social, a los modelos económicos imperantes y a la progresiva represión estatal.

En adelante, la potencialidad liberadora del movimiento social y popular latinoamericano, su futuro, para constituirse en gobierno y poder dependerá de superar la falsa dicotomía entre progresistas y neoliberales para erigirse como alternativa electoral independiente de las élites.

En el Ecuador ese podría ser el caso del Parlamento de los Pueblos. La unidad de los protagonistas del Levantamiento es la clave.

 

Francisco Escandón Guevara

Email:               fcoescandog@gmail.com

fescandonguevara@yahoo.com

Blog:                 fescandonguevara.wordpress.com

Twitter:            @PanchoEscandon

Facebook:        https://www.facebook.com/francisco.escandonguevara

25 DE NOVIEMBRE

25Nov

El asesinato de Minerva, Patria y María Teresa Mirabal, activistas dominicanas que participaron en el combate contra Rafael Leonidas Trujillo, no sólo fue uno de los hechos que precipitó la caída de la sangrienta dictadura militar, sino constituye el símbolo de la actual lucha que cada 25 de noviembre se conmemora.

Están por cumplirse sesenta años desde aquel asesinato de las mariposas, pero la violencia de género persiste en una sociedad estructuralmente machista que justifica los delitos de odio contra la mujer, fabrica su inferioridad y naturaliza la discriminación.

Detrás de las escalofriantes cifras de acoso y abuso sexual, aún se conservan opiniones que responsabilizan a las víctimas. Injustamente para la cultura dominante patriarcal las mujeres son culpables por cómo visten, por dónde caminan, por sus compañías, por cómo se divierten, etc. Es terrible además que los casos de femicidios incrementen, año tras otro, por carencia de políticas públicas que detengan el crimen contra las mujeres.

La institucionalización de la inferioridad es tal que el trabajo reproductivo no es reconocido como actividad productiva, los salarios de las mujeres son menores al de los hombres (a pesar que sus labores sean semejantes), la promoción de mujeres en cargos directivos del sector público y privado es considerablemente menor que las oportunidades que tienen los hombres.

La discriminación es tanta que se las impide decidir sobre su cuerpo, se penaliza el aborto por violación y no contentos con ello la paridad de género, en la elección de las vicealcaldías, fue vulnerada por expresa violencia política.

Es evidente, los contradictores de los derechos de las mujeres son principalmente el Estado y las élites que siguen peyorizando sus derechos y luchas.

Mientras los conservadores las llamen feminazis, el comercio mercantilice sus cuerpos y los machos las violen ellas protestarán; mientras los curuchupas se horroricen al mirar sus torsos desnudos, la represión las encarcele y la iglesia las condene ellas seguirán los senderos de las mariposas.

Las Mirabal inspiran a millones de mujeres latinoamericanas, los levantamientos populares también huelen a su rebeldía. La semilla de la igualdad, sembrada en las fértiles conciencias feministas, pronto será cosechada.

Francisco Escandón Guevara
Email: fcoescandog@gmail.com
fescandonguevara@yahoo.com
Blog:  fescandonguevara.wordpress.com
Twitter: @PanchoEscandon
Facebook: https://www.facebook.com/francisco.escandonguevara

BOLIVIA

Bolivia

El prólogo de la insatisfacción popular en Bolivia, más allá del discurso populista del cambio y de reivindicación del poder para los pueblos originarios, es la modernización de la infraestructura productiva y la profundización del modelo de acumulación capitalista que impulsó Evo Morales.

Se trata de un desarrollo extractivista, de exportación de materias primas, que permitió el crecimiento de los monopolios e impulsó la renegociación de la dependencia boliviana, hacia una creciente influencia chino-rusa.

Así maduraron las contradicciones en la sociedad boliviana y las razones de la lucha popular. Ellas se agudizaron luego de que Morales apelara a la Corte Constitucional para lograr su reelección indefinida, a pesar de que en referéndum el pueblo negó esa reforma.

Complementariamente, la emisión de resultados de las elecciones presidenciales fueron controvertidos por un apagón informático y por la parcialización del organismo electoral hacia la candidatura oficialista.

Al parecer Evo no alcanzó los votos suficientes para evitar una segunda vuelta electoral, hubo fraude, y la movilización, originariamente popular, fue subvertida por los intereses desestabilizadores de la burguesía, aliada a la embajada norteamericana, que usaron la violencia reaccionaria para enfrentarse a un gobierno represivo.

Morales desoyó las exigencias de respeto a los sufragios y pronto se vio acorralado por un golpe de Estado que es la suma de policías amotinados, intervención del ejército y agitación de las élites que impusieron un gobierno de facto.

La caída del gobierno de Evo, su actual asilo en México, es la consecuencia de su debilidad política cosechada tras años de asistencialismo autoritario, de dividir organizaciones sociales y de corrupción.

La solución no es el gobierno de Jeanine Áñez, quien ilegalmente se ciñó la banda presidencial para gobernar a nombre de dios y con el dogma de la biblia, pero en el fondo impulsa una ofensiva fascista conducente a las postrimerías de una guerra civil y a la prolongación de la represión que ya cobra dos docenas de vidas.

La salida a esta crisis política reclama de nuevas elecciones y de democratizar la sociedad, independientemente de los intereses caudillescos y de las potencias imperialistas. Bolivia merece un gobierno que rompa con esa lógica del poder.

 

Francisco Escandón Guevara
Email: fcoescandog@gmail.com
fescandonguevara@yahoo.com
Blog:  fescandonguevara.wordpress.com
Twitter: @PanchoEscandon
Facebook: https://www.facebook.com/francisco.escandonguevara

EL PAQUETAZO PRESUPUESTARIO

PaquetazoPresupuestario.png

Al parecer el gobierno de Moreno no aprendió la lección del levantamiento indígena y popular, pues la Proforma Presupuestaria, presentada a la Asamblea Nacional, recalibra la voluntad del régimen para continuar la aplicación de la Carta de Intención firmada con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

La aparente razón del sometimiento es el déficit, de $6.665 millones, del presupuesto estimado para el 2020. Moreno pretende cubrir ese hueco financiero a través de nueva deuda contratada con organismos crediticios internacionales y con venta de bonos del Estado.

Desde el correísmo la deuda ha crecido exponencialmente, al punto que cada año es mayor el presupuesto destinado para cubrir las obligaciones estatales. En el 2020  serán necesarios más de $5.000 millones para pagar la deuda pública, especialmente la contraída con los organismos multilaterales y por la venta anticipada de petróleo.

En la proforma presupuestaria además se expresa la voluntad de elevar las tarifas de los combustibles, pues se reduce en alrededor de $650 millones las asignaciones para cubrir los subsidios de gas, gasolina y diésel.

En esa línea del recorte del gasto, el gobierno de Moreno continuará con el despido de trabajadores del sector público, se prevé $400 millones menos para salarios. Adicionalmente existe una reducción del porcentaje neto del presupuesto para salud y educación, particularmente a las universidades se entregaría $132 menos que el año 2019.

Otra de las partes de este paquetazo presupuestario es la firme intención de privatizar la hidroeléctrica Sopladora, el Banco del Pacífico y la Corporación Nacional de Telecomunicaciones, activos por los cuales se pretende recaudar $2000 millones.

No menos importantes son las estimaciones que el régimen tiene con respecto al precio referencial de venta del barril de petróleo, la tasación de $51,30 quizás es irreal si se estima que en el último año descendió la cotización internacional del crudo en más del 5%, por lo que el déficit podría crecer.

Moreno sigue equivocado de rumbo, el FMI no es la salida, el pueblo no debe pagar la crisis que generaron las élites.

Estas políticas motivarán nuevas movilizaciones, la elaboración del presupuesto debió considerar las alternativas económicas planteadas por el Parlamento de los Pueblos.

 

 

Francisco Escandón Guevara

Email:               fcoescandog@gmail.com

fescandonguevara@yahoo.com

Blog:                 fescandonguevara.wordpress.com

Twitter:            @PanchoEscandon

Facebook:        https://www.facebook.com/francisco.escandonguevara

CHILE LUCHA

ChileLucha

Durante décadas Chile fue presentado como el modelo a seguir. Empresarios, gobernantes, organismos internacionales y grandes medios de comunicación coincidían en ensalzar el continuo crecimiento económico del país de la estrella solitaria. Y aunque es cierto el aumento exponencial del Producto Interno Bruto, pero Chile, junto a otros diez países, son los más inequitativos del mundo, pues la riqueza está concentrada mayoritariamente en pocos grupos económicos.

Para esas élites, la fórmula del éxito fue la aplicación del neoliberalismo capitalista (aperturismo económico, flexibilización y precarización del trabajo, privatización de las áreas estratégicas del Estado, etc.), cuyas bases fueron construidas durante la dictadura de Augusto Pinochet.

Efectivamente el modelo del progreso chileno se levanta sobre las estructuras de la autoridad militar, encima de los muertos y desaparecidos que fueron víctimas del golpe de Estado dirigido por la Central de Inteligencia Americana.

Poco cambió el sureño país americano desde la dictadura. La desigualdad social-económica continuó y se profundizó con el retorno a la democracia formal, incluso aún se conservan las instituciones y hasta la Constitución de inspiración pinochetista que logró imponer un régimen de terror en la sociedad chilena.

El mismo presidente Piñera es heredero de esa tradición de monopolios de poder y riqueza. Esas clases gobernantes, como ocurre con los neoliberales en Latinoamérica y el mundo, mantienen vínculos con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y aplican sus políticas antipopulares.

Así el alza de los pasajes del metro constituyó la ruptura del represamiento de la inconformidad social. Los manifestantes derrotaron el estado de excepción, el toque de queda, la brutalidad de los carabineros y militares accionados por el llamado de guerra que hizo inicialmente Piñera.

La burguesía la está pasando mal. No detiene la lucha popular la reversión del paquetazo, el ofrecimiento de perdón desde el poder, ni siquiera la renuncia de todo el gabinete ministerial. Los millones de movilizados en Chile han alcanzado un importantísimo nivel de conciencia de que es necesario cambiarlo todo.

Latinoamérica se levanta, reclama justicia social, quien no lo entienda será juzgado por la historia.

 

Francisco Escandón Guevara

Email:               fcoescandog@gmail.com

fescandonguevara@yahoo.com

Blog:                 fescandonguevara.wordpress.com

Twitter:            @PanchoEscandon

Facebook:        https://www.facebook.com/francisco.escandonguevara

 

LA VIOLENCIA

VIOLENCIA

Un coro de amenazas y de falsas acusaciones descienden desde el poder. El gobierno de Moreno, los precandidatos presidenciales de la oligarquía, el empresariado y los grandes oligopolios de la comunicación coinciden en incriminar a las jornadas de octubre como vandálicas, violentas y terroristas.

Al parecer esas élites tienen alzheimer prematuro, no recuerdan que el discurso convocante a las protestas fue contra el paquetazo neoliberal. Olvidan además que la lucha de los pueblos indígenas, de las clases y capas trabajadoras de la sociedad, así como de la juventud expresó su independencia del correísmo.

Por eso son condenables los planes de Moreno que tratan de asociar el intento de golpe de Estado, impulsado por el prófugo, con la legítima resistencia del levantamiento indígena y popular. No son iguales, uno y otro difieren en sus objetivos, formas de lucha, intereses y liderazgos.

Los recursos utilizados por el gobierno para amedrentar y judicializar a la oposición popular son maquiavélicos, pues constituyen la continuación de la prepotencia de su antecesor. A la par que desempolvaron el libreto del golpe de Estado usado en el 30-S, iniciaron una campaña de desprestigio y persecución a los dirigentes del levantamiento, mientras se lavan las manos con la sangre de las violaciones a los derechos humanos.

Este nuevo capítulo reaccionario exime de responsabilidades a las élites; nada dice sobre los discursos racistas, regionalistas y xenófobos pronunciados por los oligarcas, esconde las aberraciones de la policía adiestrada por la brutalidad de los carabineros chilenos, tolera la irracional militarización del territorio nacional y omite la convocatoria de guerra que hicieron los caudillos.

Todas esas prácticas fascistas, invocadas a nombre de la falsa paz y la democracia burguesa, están protegidas por un manto de impunidad que se acopla perfectamente a la desigualdad social.

Allí radica el origen de la violencia estructural del sistema: en la decisión de los distintos gobiernos para promover la concentración de la riqueza en manos de los monopolios, en el perdón de las deudas tributarias no canceladas por los ricos y en la facturación continua de las crisis económicas para que la paguen los pobres.

Los dueños del poder intentan responsabilizar de la violencia al pueblo para criminalizar su lucha, para inmovilizarlo y avanzar en la aplicación del neoliberalismo-capitalista. Por cierto, ya preparan un nuevo paquetazo acorde con las exigencias del Fondo Monetario Internacional.

Mas no les será fácil, por delante está la conciencia de las masas que entendieron que son las verdaderas hacedoras de la historia.

 

Francisco Escandón Guevara

Email:               fcoescandog@gmail.com

fescandonguevara@yahoo.com

Blog:                 fescandonguevara.wordpress.com

Twitter:            @PanchoEscandon

Facebook:        https://www.facebook.com/francisco.escandonguevara

 

TRIUNFO DEL PUEBLO

TRIUNFO

Once días de paralizaciones ininterrumpidas fue el telón de fondo de una aguda crisis política en el Ecuador. El torrentoso movimiento social sólo se amansó luego de triunfar, al derogarse el Decreto Ejecutivo 883 que elevaba el precio de los combustibles.

La masividad de las protestas se generalizó en el país hasta constituirse en un verdadero levantamiento popular, que en su esencia rechazó al neoliberalismo y la violencia estatal. Delante del triunfo del pueblo está el movimiento indígena liderado por la CONAIE, son co-protagonistas las organizaciones del FUT y del Frente Popular, así como la valerosa y combativa juventud.

Del lado de los derrotados está el gobierno de Moreno que, por más fantasmas creados en base de una supuesta insostenibilidad de la dolarización, no pudo ratificar el paquetazo. Ni siquiera el brutal estado de emergencia y el toque de queda, que dejan un saldo aproximado de 2500 víctimas, contuvo la ira popular.

También fueron vencidos el criminal Fondo Monetario Internacional, los políticos burgueses que agitaron discursos de odio racista y regionalista, los serviles oligopolios de la comunicación y las Cámaras de la Producción que no lograron imponer las políticas neoliberales.

Capítulo aparte merece el correísmo que languidece luego de fracasar en su intentona golpista, pues la generalidad de los manifestantes lo rechazó. El prófugo y sus seguidores deben enfrentarse a las etapas judiciales finales, en las que no sólo deben ser sentenciados por la corrupción de una década, sino también por su vinculación a las acciones delincuenciales que existieron durante las paralizaciones.

El Ecuador queda fraccionado entre unos pocos y las mayorías. Cada esfuerzo de la oligarquía por desnaturalizar el levantamiento popular, tuvo la respuesta inteligente del pueblo que combinó diferentes formas de lucha. Cada ensayo de la burguesía por posicionar su llamado a la paz, al respeto de la democracia formal, fue superado por los manifestantes que exigieron justicia social.

Nuevamente la historia la han escrito las masas, ellas testimoniaron que sólo su unidad y lucha es camino de victorias. La próxima batalla serán las elecciones del 2021, ya es tiempo de que el pueblo sea gobierno.

 

Francisco Escandón Guevara

Email:               fcoescandog@gmail.com

fescandonguevara@yahoo.com

Blog:                 fescandonguevara.wordpress.com

Twitter:            @PanchoEscandon

Facebook:        https://www.facebook.com/francisco.escandonguevara