PRESUPUESTO 2019: CONTINUIDAD Y CASTIGO

Presupuesto continuidad y castigo

El gobierno de Moreno entregó la proforma presupuestaria del año 2019 que la Asamblea Nacional deberá analizar y aprobar. En ella existen varias previsiones económicas y definiciones políticas que no dejan duda qué intereses se privilegian.

La Proforma asciende a USD.31.318 millones, sin incluir la compra de combustibles, en lo cual el Estado gastará más que el año anterior por efecto de los altos precios en que se cotiza el petróleo. Y aunque el Ecuador venderá más crudo este año y a mejores precios, la economía crecerá apenas 1,43%, porcentaje menor a la tasa de crecimiento poblacional, es decir, no es suficiente ese crecimiento para emplear a miles de personas que se sumarán a aquellos en edad de trabajar.

Desde que Correa era presidente las necesidades de financiamiento son altas y constantes. En el 2019 harán falta USD. 8.000 millones para cubrir el déficit fiscal y seguirán siendo los bancos privados internacionales, el gobierno de China, los organismos multilaterales y la emisión de bonos, todos los chulqueros, quienes se beneficien de la ineptitud estatal. Peligrosamente la deuda se acerca a la totalidad del Producto Interno Bruto, de tal forma que para pagarla cada ecuatoriano debería trabajar un año entero y no recibir a cambio salario, comida, vestido, educación o servicios de salud.

El 2019 será el quinto año consecutivo en que se paga más a los acreedores de la deuda externa, que a salud y educación juntas; incluso el presupuesto será menor para las universidades y escuelas politécnicas (se recortará el 10%) y consecuentemente no mejorará la calidad educativa, la oferta académica, no habrán más cupos, ni se crearán nuevas universidades, así el gobierno seguirá incumpliendo sus ofertas de campaña.

Tampoco se cumplirán los 250 mil empleos ofrecidos, las viviendas populares, ni siquiera la cacareada misión Ternura, que recibirá unos cuantos millones de dólares más de presupuesto, pero  la asistencia social a los más vulnerables seguirá rezagada.

En la misma senda de Rafael, que promovió las privatizaciones, Moreno presupuesta 1.000 millones en ingresos permanentes provenientes de concesiones. Aquel patrimonio que se construyera con plata de los ecuatorianos, lo seguirán vendiendo o concesionando a los voraces capitales privados.

En síntesis, la proforma del 2019 no prevé ningún cambio estructural en el manejo económico con respecto a su antecesor, salvo en las inversiones públicas. Está claro, Moreno rompió con Correa, pero no con el correísmo, es su continuidad.

 

Lcdo. Francisco Escandón Guevara

Email:     fescandonguevara@yahoo.com
fcoescandong@gmail.com
Blog:       fescandonguevara.wordpress.com
Twitter:  @PanchoEscandon
Facebook: francisco.escandonguevara@facebook.com

Anuncios

LA FUGA DE ALVARADO: complicidad del gobierno y la justicia

FugaAlvarado

La evasión judicial de Fernando Alvarado, cabeza de zapato, constituye una vergüenza para las instituciones estatales y con ello se profundiza la crisis política que sacude al Ecuador hace más de un año.

No es posible superar esa crisis, cuando se mantiene aún la impunidad de los delincuentes que gobernaron el Ecuador, mientras que la cirugía mayor a la corrupción no rebasa los límites de las promesas de un gobierno débil como el de Moreno.

La autoridad del régimen está menoscabada, porque dentro de la administración actual algunos funcionarios nombrados por sí mismo, actúan como alfiles del correísmo al cumplir órdenes dispuestas desde Bélgica. De allí que la fuga de Alvarado sugiere suponer un complot de algunas autoridades judiciales y gubernamentales que responden a los intereses de Correa.

No es casual que la justicia determine medidas sustitutivas, como el uso de grillete electrónico, sin considerar las advertencias de desperfectos técnicos y la carencia de vigilancia efectiva a los procesados que portaban ese dispositivo en su tobillo. Tampoco es justificable la negligencia del Ministerio de Justicia y otras instituciones que no alertaron y actuaron frente a las más de 300 manipulaciones del dispositivo usado por Alvarado, incluso las investigaciones sugieren que el grillete fue desprendido sin romperlo. Es preocupante que la fuga se haya conocido por un cínico mensaje de Alvarado, antes que por alerta emitida por el Ministerio del Interior. ¿Puede alguien dudar que encubrieron la evasión?

Cabeza de zapato fue parte del círculo de confianza de Rafael. Él y su clan familiar gozaron de puestos burocráticos, inmunidad legal y contratos millonarios durante el correísmo. Alvarado es una pieza clave de la mafia que gobernó la década anterior, tiene información clave que incriminaría a Correa en nuevos delitos. Por eso huyó de la justicia, porque no está dispuesto a renunciar a sus privilegios y a pagar sus delitos; y ahora condiciona su silencio, a cambio de libertad y un supuesto asilo político.

Las respuestas del régimen son insuficientes (solicitud alerta de Interpol, impedir salida de funcionarios correístas imputados, destitución de mandos medios del gobierno, pericias a los grilletes). El chiste se cuenta solo, mientras Moreno renueva sus votos de combatir la corrupción, recicla a confesos defensores de Rafael en su gobierno.

Las mayorías reclaman la detención inmediata de Alvarado y la purga estatal de las instituciones, exigen destituir y judicializar a los funcionarios involucrados en la complicidad delictiva. El país demanda el cumplimiento del mandato de la Consulta Popular.

Si Moreno convive con la impunidad, tolerando la corrupción y sin romper el cordón umbilical con el correísmo, ni siquiera será un débil gobierno de transición entregado a los monopolios, será la continuidad de la infamia.

 

Lcdo. Francisco Escandón Guevara

Email:     fescandonguevara@yahoo.com
fcoescandong@gmail.com
Blog:       fescandonguevara.wordpress.com
Twitter:  @PanchoEscandon
Facebook: francisco.escandonguevara@facebook.com

BOLSONARO: OTRA AMENAZA

BOLSONARO-OTRA AMENAZA

 

Estoy de acuerdo con la tortura”, “sería incapaz de amar a un hijo homosexual, “yo a ti no te violo porque no lo mereces”, “son indios hediondos, no educados y no hablantes de nuestra lengua, que poseen el 12% de las tierras brasileñas”, “(los migrantes) son la escoria del mundo que está llegando a Brasil”. Estas desatinadas declaraciones, entre tantas otras, corresponden al candidato Jair Bolsonaro, favorito para ganar la presidencia en el país carioca.

Sorprende su electorado, pues el contenido de su propuesta económica es abiertamente neoliberal (profundizar la explotación petrolera y minera, liberalización de la economía, reducción del tamaño del Estado, precarización laboral, profundización de relaciones comerciales y militares con los Estados Unidos de Norteamérica, etc.), mientras que su propuesta política e ideológica ultraconservadora es una peligrosa mezcla de violencia, homofobia, machismo, racismo y xenofobia.

Las preferencias electorales a favor de Bolsanaro no representan una adhesión a su propuesta, sino constituyen un voto rechazo contra el agotado progresismo corrupto representado por Lula Da Silva y  Dilma Rousseff, es un voto contra el partido de ellos que gobernó el Brasil por más de una década.

Ese progresismo populista e impopular, en crisis a partir del año 2014, que falsificó las ideas y símbolos de izquierda, es el responsable de que los electores busquen a otros populistas, reaccionarios y neoliberales como sus reemplazantes. Esa crisis política está distorsionando y deformando aún más el sistema representativo democrático.

Mas los neoliberales y ultraconservadores tampoco son la alternativa, basta con mirar a  Argentina que atraviesa una aguda crisis económica y social asfixiada por la devaluación de su moneda, el desempleo, la corrupción y por una altísima deuda externa.

Las lecciones están planteadas para el Ecuador y los países del planeta, el progresismo (de Correa, Maduro, Krichner, Evo y Lula) no constituyó  la superación a los problemas que tienen los pueblos, pero tampoco la solución es la extrema derecha. Urge una propuesta política alternativa que transforme realmente las relaciones de poder.

Ultraconservadores y neoliberales juegan al péndulo político, desvergonzadamente se autoproclaman como el cambio y la actualidad, más la indiferencia a esos apetitos deben encender las alarmas de una nueva catástrofe a la humanidad.

Bolsonaro pone en riesgo la frágil democracia latinoamericana y la paz del mundo, junto a otros mandatarios del planeta construyen Estados que apestan a fascismo.

Es hora de rechazarlos, es hora de actuar.

 

12 DE OCTUBRE DE 1492 E INTERCULTURALIDAD

12OctubreInterculturalidad

Más de 500 años después de aquel 12 de octubre del 1492, hay quienes creen que aún América fue descubierta por unos generosos conquistadores.

Esa opinión obvia los intereses expansionistas y comerciales de la feudal Corona Española que, por aquel entonces, estaban amenazados por el vertiginoso desarrollo del naciente capitalismo inglés. Esa es la motivación original de las expediciones costeadas por las monarquías.

Ignorantes del nuevo mundo, los europeos quedaron absortos por la abundancia de las tierras desconocidas (exuberantes paisajes y metales preciosos, diversidad de flora y fauna,) y por la riqueza cultural-científica encontrada.

Lo inmediato al arribo de los expedicionarios fue catastrófico: etnocidio de varios pueblos originarios del Abya Yala, esclavismo y explotación de la fuerza de trabajo, imposición de un credo religioso a sangre y fuego, saqueo aberrante de los recursos naturales, masivas violaciones a indígenas, proliferación de pestes y enfermedades; etc.

Desde entonces además, se impuso la cultura dominante española por sobre las culturas existentes en Amerindia. Esa interculturalidad inequitativa refleja una relación de poder étnica, pero también clasista, pues ponía de un lado a minorías parasitarias que usufructuaban del trabajo ajeno y del otro a mayorías que estaban obligadas a trabajar en mitas, batanes y obrajes.

De esa interculturalidad es heredera la actual nación ecuatoriana, el pueblo mestizo, que ejerce relaciones de poder a los pueblos indígenas y negro, a pesar del reconocimiento legítimo de la plurinacionalidad en la Constitución de la República.

Más los derechos derivados de ese principio constitucional no rebasan las formalidades legales.  Desde el poder se piensa que la interculturalidad es la cooptación institucional de algunos dirigentes indígenas al servicio del Estado burgués, mientras se mantienen territorios ancestrales concesionados a las transnacionales, se amenaza la supervivencia de pueblos en aislamiento voluntario e incluso se criminaliza a quienes resisten a los intereses de los monopolios.

Esa interculturalidad burguesa está conjugada con las relaciones sociales de producción capitalista y boga por profundizar el proceso de acumulación de riquezas en manos de los grupos económicos de poder, que ahora apuestan a la globalización neoliberal y los tratados de libre comercio para consolidar una recolonización.

Urge entonces que la lucha por la interculturalidad equitativa convoque no sólo a indígenas y negros, pues no se trata sólo un problema nacional. La interculturalidad trasciende a un problema de clases sociales y su transformación exige que los trabajadores y los pueblos del Ecuador sean capaces de unirse y tomar el poder.

 

Lcdo. Francisco Escandón Guevara
Email: fescandonguevara@yahoo.com
fcoescandong@gmail.com
Blog:   fescandonguevara.wordpress.com
Twitter: @PanchoEscandon
Facebook : francisco.escandonguevara@facebook.com

EL DESPLOME DE MORENO

DESPLOME

La reducción de los números de apoyo a la gestión del presidente Moreno es evidente, atrás quedaron los altos porcentajes de popularidad logrados durante la disputa de liderazgo con Correa y ahora enfrenta una disminución de su capital político, que puede terminar por sancionarlo como un gobierno antipopular.

El mejor registro de apoyo que logró Moreno, 77%, precede a la convocatoria a la Consulta Popular, que puede ser considerada como el culmen a una escalada de críticas contra la prepotencia, el despilfarro económico y la corrupción generalizada de la década pasada.  Sin duda, el régimen supo entonces tomarle el pulso al movimiento social anticorreísta, logró posicionarse como contradictor del ex presidente y generó expectativas de cambios.

A un poco menos de año y medio, del actual período presidencial, las ilusiones se desvanecen, Moreno encabeza un gobierno con grandes problemas económicos, que lo hace presa fácil de los organismos crediticios internacionales. Tan débil es el oficialismo que el chantaje de sus propios asambleístas produjo un bloqueo legislativo, por ello pactó con los partidos políticos oligárquicos; así, mientras de un lado la partidocracia garantiza los votos de sus bancadas en la Asamblea Nacional, por otro, el oficialismo cumple con las órdenes del Fondo Monetario Internacional, a través de los ministros vinculados a las Cámaras de la Producción.

La caída de popularidad del presidente Moreno hasta el 44%,  tiene estrecha relación con sus acciones y omisiones, así por ejemplo, le pasa factura los incumplimientos de las ofertas de campaña (poquísimas viviendas inauguradas, ninguna universidad creada, no hay generación de empleo, etc.), las medidas económicas neoliberales que tienen forma de paquetazo gradual, el reciclamiento de viejas figuras del correísmo y la tolerancia a los corruptos que en su mayoría continúan libres y disfrutando de la plata robada. En síntesis, continuismo y más de lo mismo.

Las próximas elecciones se constituirán en un plebiscito de rechazo al gobierno y a Alianza País, pero también serán una radiografía del peso específico de los partidos y movimientos políticos.

Con el correísmo sin participar en la contienda,  es posible que aquellos que cogobiernan junto a Moreno (Nebot, Bucaram y Rodas) pueden también sufrir los coletazos del rechazo popular, CREO quizás no logre un triunfo electoral debido a su ambivalente comportamiento legislativo, a lo mejor la unidad de las organizaciones sociales y los partidos de izquierda pueden constituirse en una alternativa, si convierten su influencia y movilización callejera en votos.

Lo cierto es que ninguna fuerza será hegemónica en las próximas elecciones y la disputa por ser la primera minoría política está planteada.

 

Lcdo. Francisco Escandón Guevara

Email:        fescandonguevara@yahoo.com

fcoescandong@gmail.com

Twitter:    @PanchoEscandon

Facebook: francisco.escandonguevara@facebook.com

LOS DIEZMOS DE LA ASAMBLEA

Captura de pantalla 2018-09-26 a las 10.04.56 a.m.

Originalmente el pago de diezmos, abonados por los agradecidos feligreses, se remontan a prácticas voluntarias instituidas por la religión judaica. Luego, constituido el antiguo imperio romano, las clases dominantes del Estado legalizaron el tributo de la décima parte de los frutos cosechados, animales domesticados y del dinero que debían entregar productores y comerciantes.

El privilegio de la recaudación impositiva obligatoria se hizo extensiva a la iglesia, una vez que el cristianismo fue declarado como religión oficial de la mayoría en los incipientes estados. El diezmo clerical, sólo fue desmantelado por el laicismo de la revolución liberal.

Quizás estos son los antecedentes de los actuales impuestos y de los organismos tributarios modernos que institucionalizaron una serie de gravámenes, a distintas actividades del ser humano, para el funcionamiento de la maquinaria estatal.

Tal pareciera que detrás quedó la obligatoriedad del pago de diezmos anacrónicos no oficiales, por ello sorprenden las denuncias hechas por trabajadores de la Asamblea Nacional, que incriminan especialmente a legisladores en el cobro de una especie de impuesto al trabajo.

Es necesario afirmar que estos cobros indebidos no sólo ocurren en el legislativo, sino es una práctica naturalizada en el Estado ecuatoriano. Por ejemplo, es un secreto a voces que las actividades proselitistas y las contramarchas organizadas por Alianza País eran financiadas por miles de funcionarios públicos a cambio de conservar su empleo. Ese fue y continúa siendo el modus operandi mafioso del oficialismo; especialmente durante el correísmo se generalizó el pago de diezmos como parte de su entramado de corrupción.

Así lo testimonian las denuncias de los trabajadores afectados, ellos aseguran que se les exigía la entrega de hasta la mitad de su salario y el pago de los gastos personales hechos por funcionarios de alto rango.

Sin embargo, los organismos de control y justicia del Estado no aceleran las investigaciones y sanciones para los involucrados. La misma Asamblea Nacional pretende autorregularse, reformando su normativa interna para sancionar a los legisladores involucrados, pero las dilatorias vigentes más parecen un espíritu de cuerpo que trata de driblar el escándalo público y mantener la impunidad.

¿Algún organismo del Estado burgués corregirá las injusticias? De existir alguno, debería aplicar el artículo 127 de la Constitución de la República, que establece como una prohibición y causal de destitución el percibir dietas u otros ingresos de fondos públicos que no sean los correspondientes a su función de asambleístas.“

Es evidente, no se tratan de contribuciones voluntarias consensuadas, son pagos derivados del chantaje y la opresión para conservar el trabajo, son abusos de autoridad que privan de una parte del salario a los trabajadores. Los culpables deben ser sancionados.

LAS NEGOCIACIONES DEL TLC

IlustraciónTLC

La producción en el capitalismo es caótica, tan anárquica que genera constantes crisis económicas de sobreproducción relativa de mercancías, es decir, hay un sinfín de productos, bienes y servicios que se ofertan para el consumo, pero no pueden ser comprados por los bajos salarios de las masas trabajadoras.

Una de las salidas temporales que los monopolios internacionales idearon para solucionar esas crisis es el libre comercio internacional, íntimamente ligado al neoliberalismo. Desde entonces se imponen acuerdos que garantizan, a los países poderosos, exclusividad de mercados en los países dependientes.

Alrededor de esa lógica los grupos de poder justifican la firma de Tratados de Libre Comercio (TLC), mismos que han significado en varios países pobres el reemplazo de la actividad productiva por la economía comercial, cierre de fábricas, masivo desempleo, privatizaciones, la pérdida de soberanía y seguridad alimentaria, precarización de las condiciones de trabajo, cesión de la jurisdicción de conflictos a tribunales de arbitraje internacional (tal como sucede en el caso Chevron), etc.

Ese es el precio de los TLC para los países dependientes, además hay suficientes testimonios para describirlos como acuerdos comerciales suscritos por economías equiparables a los tiburones y otras tan parecidas a pequeñas sardinas.

Por eso es cuestionable que el régimen promueva la firma del TLC con los Estados Unidos de Norteamérica, pues de concretarlo sería un lento suicidio de la frágil economía del Ecuador, que apenas representa ocho horas de la producción del país anglosajón.

Consecuentemente, el actual gobierno no hace más que prolongar y profundizar la apertura comercial como fue el objetivo en la larga noche neoliberal y durante el correísmo. Tan sólo en la anterior década se firmaron nueve acuerdos con China y uno con la Unión Europea.

Sin embargo, la administración Trump y los consorcios yanquis no está dispuestos a ceder su patio trasero y hacen de las declaraciones del ex Secretario de Estado, Collin Powell, su catecismo: “garantizar para las empresas norteamericanas, el control del territorio que va desde el polo ártico hasta la Antártida y el libre acceso, sin ningún obstáculo o dificultad, a nuestros productos, servicios, tecnología y capital en todo el hemisferio.

Así de evidentes son las pugnas imperialistas por las zonas de influencia y control en el planeta.

En ese juego de intereses la oligarquía ecuatoriana es cómplice, pero olvidan que en el año 2006 ya fracasaron las negociaciones del TLC con los Estados Unidos de Norteamérica, la movilización popular derrotó estas pretensiones neo colonizadoras.

 

Lcdo. Francisco Escandón Guevara

Email:        fescandonguevara@yahoo.com

fcoescandong@gmail.com

Twitter:    @PanchoEscandon

Facebook: francisco.escandonguevara@facebook.com