SALARIOS DEL 2020

Salarios2020A.png

Paralelamente a las celebraciones navideñas y a los deseos de prosperidad, es común que cada año se fije la nueva remuneración básica que en adelante los empresarios cancelarán a los trabajadores.

En los días finales de diciembre, el Consejo Nacional de Trabajo y Salarios establece el valor mínimo de compra y venta de la fuerza de trabajo de los obreros del sector privado. En este 2019, los empresarios pugnan por congelar los sueldos apelando a la reducción de la productividad y a las pérdidas acumuladas por el Levantamiento de Octubre, mientras que las organizaciones de trabajadores plantean distintas aspiraciones de incremento salarial.

Las centrales sindicales correístas-morenistas (CUT y CTE) exigen USD. 15 y USD. 20 de alza respectivamente, en cambio el histórico Frente Unitario de Trabajadores (FUT) demanda un incremento del 25% en la remuneración básica, para lograr progresivamente la constitucional equivalencia del salario a la canasta básica familiar.

Todo parece, como ya ocurrido en años anteriores, será el gobierno quien tomará la decisión por falta de consenso entre obreros y burgueses. Muy probablemente habrá un ajuste de los salarios no mayor al 0,84% actual, es decir máximo de USD. 3,30.

De esa forma no se reducirá la pobreza, ni se generará empleo, menos aún se reducirán las desigualdades sociales. Lo que sí se afirma es el slogan del régimen que confesó ser el gobierno de los empresarios, aunque le faltó añadir su sumisión al Fondo Monetario Internacional.

Pero esa dinámica no es exclusiva del gobierno de Moreno, pues conserva los artilugios aritméticos del correísmo y su demogogia. Básicamente en esta década los salarios del sector privado no se incrementaron, sólo se ajustaron en correspondencia a la inflación anual proyectada, mientras los sueldos de la mayoría de los trabajadores del sector público están congelados.

Así se continúa profundizando la brecha de más de USD. 300 entre la remuneración básica y la canasta familiar. Así perpetúan la esencia del capitalismo: sólo los trabajadores generan riqueza aunque no se beneficien de ella, mientras los grandes empresarios se apropian de todo y el Estado garantiza ese robo.

La sociedad debe ser dirigida por quienes crean la de riqueza, los trabajadores, para que todo sea repartido equitativamente.

 

Francisco Escandón Guevara
Email: fcoescandog@gmail.com
fescandonguevara@yahoo.com
Blog:  fescandonguevara.wordpress.com
Twitter: @PanchoEscandon
Facebook: https://www.facebook.com/francisco.escandonguevara

CRISIS CLIMÁTICA

CrisisClimatíca

Para nadie es extraño la crisis ambiental que sufre el planeta. Esta preocupación trascendió al debate de los científicos y académicos para posicionarse como un elemento movilizador de los pueblos que exigen revertir la tendencia del calentamiento global.

La crisis ambiental es el resultado de la crisis general del capitalismo que acentúa la acumulación en beneficio de determinados monopolios y transnacionales, mientras los trabajadores son explotados, los territorios expoliados y la naturaleza degradada.

La propia ONU, Organización de las Naciones Unidas, está obligada a tomar correctivos para que el crecimiento de los países, especialmente de las superpotencias, guarde correspondencia con la reducción de las emisiones de gases hacia la atmósfera, por ello durante 25 años se han desarrollado las Conferencias sobre el Cambio Climático (COP).

En el año 2015, la COP mediante el llamado Acuerdo de París comprometió a los países del mundo a evitar que la temperatura media mundial supere 2° centígrados con respecto a los niveles preindustriales.

Más resulta que las promesas son falsas y los acuerdos vacíos, porque la última cumbre climática, COP-25 Madrid, no logró concretar las contribuciones nacionales que los países harán para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, ni tampoco pudo recaudar los primeros USD. 100 mil millones del Fondo Verde creado para financiar programas en los países en vías del desarrollo.

Esos incumplimientos conspiran contra el Acuerdo de París y con ello el destino de la humanidad pende de un hilo, más aún si se recuerda que 2° centígrados de diferencia determinaron el paso de la era del hielo a la modernidad.

La fallida cumbre climática tiene como responsables directos a las 90 transnacionales, que generan el 60% de las emisiones de gas invernadero, pues ellas presionan a los gobiernos por mantener el uso de combustibles fósiles. Los gobernantes, en cambio, actúan como asalariados de esas compañías extractivistas, muestra de ello es Trump  quien retiró a los Estados Unidos de Norteamérica del Acuerdo de París.

El destino del planeta, de la humanidad, debe cambiar de manos. Ni la urgencia ambiental, ni la desigualdad social serán resueltas por quienes originaron los problemas. El pueblo debe tomar el poder para transformarlo todo.

 

Francisco Escandón Guevara

Email:               fcoescandog@gmail.com

fescandonguevara@yahoo.com

Blog:                 fescandonguevara.wordpress.com

Twitter:            @PanchoEscandon

Facebook:        https://www.facebook.com/francisco.escandonguevara

DERECHOS HUMANOS

DDHH Ilustración.png

El 10 de diciembre pasado se conmemoró el Día Internacional de los Derechos Humanos. Detrás de pomposos discursos, de estadísticas escalofriantes y costosos eventos, pareciera que la apuesta actual de las élites es la de castrar el contenido subversivo de los mismos, para disfrazarlos de falsa neutralidad ascética.

Los Derechos Humanos no constituyen un catálogo de inmutables utopías, sino son un producto histórico de las exigencias populares, son una versión actualizada de la lucha de clases en la sociedad mundial, por ello su carácter es progresivo.

La inicial reivindicación de los derechos de libertad y participación política fueron resultantes de la lucha contra la monarquía oscurantista y en oposición a las arbitrariedades del poder feudal. Así se constituyeron los derechos de primera generación: el derecho a la vida, a la libertad ideológica y religiosa, a la libre expresión, a la propiedad, al voto, a la huelga, etc.

Seguidamente, los derechos de segunda generación corresponden a las demandas de las clases trabajadoras oprimidas en el capitalismo, a sus exigencias económicas, sociales y culturales para conquistar una vida digna. Entre ellos se apuntan: el derecho a la educación, a la salud, al trabajo, a una vivienda digna, etc.

Los derechos de tercera generación, también llamados derechos de la solidaridad y la paz, son la respuesta popular a la amenaza de la Guerra Fría que polarizaba a los intereses del imperialismo norteamericano y del social-imperialismo soviético.

En la actualidad, frente a la emergencia de problemas ambientales, étnicos, bioéticos  y tecnológicos los pueblos demandan el reconocimiento de los derechos de cuarta generación (ambiente sano, democratización de software, soberanía del cuerpo, interculturalidad sin dominación, etc.) que están amenazados por apetitos monopólicos y conservadores.

Pero la declaratoria de derechos es insuficiente. Basta mirar la reacción estatal frente a las movilizaciones en Latinoamérica y el saldo es que la violencia se constituye en un instrumento común de política pública, tan horrendo que atropella hasta el elemental derecho a la vida.

Urge recuperar el carácter subversivo de los derechos humanos para rebasar su mitificación e inaplicación. En esa tarea son las masas las protagonistas.

 

Francisco Escandón Guevara

Email:               fcoescandog@gmail.com

fescandonguevara@yahoo.com

Blog:                 fescandonguevara.wordpress.com

Twitter:            @PanchoEscandon

Facebook:        https://www.facebook.com/francisco.escandonguevara

LATINOAMÉRICA

Latinoamérica.png

Luego de más de una década de vigencia de los gobiernos autoproclamados progresistas, parecía que en Latinoamérica el péndulo electoral cambiaba de orilla al imponerse las fuerzas políticas neoliberales en la dirección de la administración pública.

Ese comportamiento de los votantes de la región fue consecuencia del rechazo a la corrupción, al despilfarro y la prepotencia, pero además exhibió la debilidad de otras fuerzas distintas a los neoliberales, pues ellos lograron naturalizarse como la sucesión de los regímenes progresistas.

Al pasar de los años, el recambio oligárquico de Kirchner por Macri en Argentina, de Dilma (Lula)  por Bolsonaro en Brasil, de Bachelet por Piñera en Chile, de Correa por Moreno en Ecuador, entre otros, resume la frustración de la falsa promesa de cambio y la continuidad del modelo de acumulación capitalista que hace de Latinoamérica el continente más desigual del mundo, pues en estas latitudes el 10% de la población más rica concentra el 71% de la riqueza.

Es evidente, el progresismo y el neoliberalismo no son contrarios, ni contradictorios, sino se tratan de proyectos políticos paralelos y congruentes que benefician a monopolios y transnacionales.

Estas semejanzas de fondo, no deben ocultar las diferencias de forma que existen. Entre ellas, quizás la más importante es la renegociación de la dependencia neocolonial: mientras unos prefieren el sometimiento de las soberanías nacionales a los designios norteamericanos, otros son dóciles a los capitales emergentes de China y Rusia.

La suma de esas principales razones desencadenaron las masivas protestas en diversos países de la región. Los triunfantes levantamientos populares sucedidos, durante el último trimestre de este año, se desarrollaron en oposición a la desigualdad social, a los modelos económicos imperantes y a la progresiva represión estatal.

En adelante, la potencialidad liberadora del movimiento social y popular latinoamericano, su futuro, para constituirse en gobierno y poder dependerá de superar la falsa dicotomía entre progresistas y neoliberales para erigirse como alternativa electoral independiente de las élites.

En el Ecuador ese podría ser el caso del Parlamento de los Pueblos. La unidad de los protagonistas del Levantamiento es la clave.

 

Francisco Escandón Guevara

Email:               fcoescandog@gmail.com

fescandonguevara@yahoo.com

Blog:                 fescandonguevara.wordpress.com

Twitter:            @PanchoEscandon

Facebook:        https://www.facebook.com/francisco.escandonguevara