CRISIS CARCELARIA

CrisisCarcelaria

El castigo, como pena a quien infringe normas sociales, es tan antiguo como el Estado y la sociedad clasista. Inicialmente, como método coercitivo, fueron regularizados los escarmientos corporales y sólo desde hace 300 años la cárcel se principalizó como un sistema de penas que cada vez se profundiza.

En la actualidad, guiados por la premisa endurecer las condenas para reducir los delitos se legisla penalmente en varios países, incluído el Ecuador. Sin embargo, la delictividad crece y con ella se ahonda la sobrepoblación carcelaria como uno de los rostros de la crisis actual.

Pero el hacinamiento no es el único problema, también lo es el déficit de servicios básicos, corrupción, tráfico de drogas y armas, violación de los derechos humanos, etc.

Esta crisis se  incubó durante años. De ella es responsable la omisión de los gobiernos de la larga noche neoliberal que redujeron presupuesto a las inversiones, también lo es el correísmo que importó modelos de reclusión estandarizados (vestimenta, alimentación, infraestructura, etc.) ajenos a la realidad nacional.

Como si fuera poco, el gobierno de Moreno, hasta perdió el control de las cárceles. Ni siquiera la declaratoria del estado de emergencia y excepción, cuyas medidas son fundamentalmente represivas, es suficiente para calmar la violencia dentro de los reclusorios.

No existe un sistema penitenciario en el Ecuador, a lo sumo hay una obsoleta y caótica reclusión que refleja el tipo de Estado, injusto y corrupto, construido por las élites. Está postergada la rehabilitación, las cárceles son centros de profesionalización de delincuentes y de restricciones antihumanitarias.

Urge que el Estado solucione los problemas. Debería reformarse leyes para establecer penas alternativas vinculadas a delitos menores, no abusar de las medidas de prisión preventiva, resolver demandas justas que tienen los privados de libertad y constituir un verdadero sistema de rehabilitación e inserción social en el que el trabajo transforme a cárceles y reos.

 

Francisco Escandón Guevara

Email:                     fcoescandog@gmail.com

fescandonguevara@yahoo.com

Blog:                       fescandonguevara.wordpress.com

Twitter:                  @PanchoEscandon

Facebook:               https://www.facebook.com/francisco.escandonguevara

 

SANTA INQUISICIÓN

SantaInquisición.png

En la edad media las ideas contrarias al poder fueron consideradas como delitos, herejías, contra el dogma dominante. Uno de los herejes fue Galileo Galilei, quien tuvo que retractarse de su teoría heliocéntrica (el planeta Tierra se mueve alrededor del sol) para evitar la condena de cárcel y hasta de muerte.

360 años después la iglesia católica reconoció la sentencia como injusta, pero el peso del conservadurismo y la demonización de sus contradictores se mantienen como patrimonio al servicio de  quienes ostentan el poder.

El argumento siempre es el mismo: advierten el fin de la especie humana, responsabilizan de las catástrofes a las minorías sociales, construyen un imaginario de fobias y violencia que permite reproducir la cultura dominante y ocultar los verdaderos problemas.

Las peores horas de la historia están envueltas con los velos del oscurantismo, que hoy contraataca instituyendo modernos tribunales y nuevas víctimas para juzgar. Ahora son los homosexuales y la legalización del matrimonio igualitario las amenazas que destruirán la familia y la sociedad.

Nada más falso. La homosexualidad no es una enfermedad, no es contagiosa, tampoco es una tendencia que se imita, un delito que merezca sanción o la raíz de los problemas del país, sencillamente se trata de un grupo de personas que tienen su propia identidad sexual.

Pero es tal la segregación que tan sólo hasta noviembre de 1997, el Estado ecuatoriano dejó de considerarlos como delincuentes y aún ahora hay quienes exigen la prohibición de sus derechos, como si se tratasen de seres humanos socialmente inferiores por sus preferencias sexuales y afectivas.

El matrimonio igualitario se inscribe en la lucha por la igualdad, al menos legal, de los ciudadanos y desafía a las apergaminadas costumbres, cuyo equivocado argumento para mantener el discrimen es la fe y la religión.

La santa inquisición no debe continuar su ejercicio de juez universal, son las nuevas generaciones las llamadas a actuar con lógica secular..

 

Francisco Escandón Guevara

Email:                     fcoescandog@gmail.com

fescandonguevara@yahoo.com

Blog:                       fescandonguevara.wordpress.com

Twitter:                  @PanchoEscandon

Facebook:               https://www.facebook.com/francisco.escandonguevara

 

GUERRA COMERCIAL

GuerraComercial

Trump acusó a Huawei de estar involucrada en amenazas a la seguridad norteamericana, por lo que decretó la prohibición del uso de tecnologías de sus adversarios extranjeros.

La razón de esta restricción no es el espionaje, sino una guerra comercial que se desarrolla entre las dos principales economías del planeta. Todo inició en junio del 2018, cuando se impusieron mayores aranceles a productos chinos, con el fin de proteger a las empresas gringas y reducir el déficit comercial que tiene el gigante del norte.

Desde entonces el conflicto no tiene tregua. Mutuamente, China y EE.UU., encarecieron los aranceles al comercio, restringieron el consumo de mercancías de ciertas marcas y están armando bloques de países aliados para disputar la hegemonía mundial.

Suena raro que políticas contrarias al libre comercio estén impulsadas por estos países imperialistas, pero en realidad el recetario neoliberal sólo lo imponen para exprimir más a la fuerza de trabajo y/o para saquear la riqueza de los países subdesarrollados.

Es evidente. El mito de la economía de libre comercio es falso, no hay tal mano invisible del mercado que lo controla todo. La verdad es que los intereses de las superpotencias dominan el mundo, los que motivan a China para apropiarse de otros mercados, pactando con Rusia, y los que impulsan a los yanquis a no ceder su primacía internacional.

Por ahora, esa disputa de orden comercial pone en zozobra a diferentes países, especialmente a los europeos, cuyas economías tienen pequeños o nulos crecimientos. Pero lo preocupante es que las superpotencias no están dispuestas a dar marcha atrás en la contienda, sus ánimos exacerbados hasta podrían acelerar una nueva crisis mundial, sin excluir un posible conflicto armado.

La solución no está en alinearse con EE.UU., China, Rusia u otro país imperialista, como lo recomiendan algunos serviles mandatarios de los países pobres. La solución está en la lucha independiente por la paz y para cambiar el sistema por uno justo e igualitario.

 

Francisco Escandón Guevara

Email:               fcoescandog@gmail.com

fescandonguevara@yahoo.com

Blog:                 fescandonguevara.wordpress.com

Twitter:            @PanchoEscandon

Facebook:        https://www.facebook.com/francisco.escandonguevara

LOS INTOCABLES

INTOCABLES(1)

En la década pasada, el Estado ecuatoriano estuvo dirigido por una especie de organización mafiosa que gozó de impunidad judicial. Durante ese tiempo, ninguno de los delitos cometidos por la cúpula fueron sancionados y sólo hasta ahora se comienza a investigar algunos de ellos, luego de los intentos, aún incompletos, de descorreización.

Esa casta de intocables logró coptar las instituciones e ideologizar a la sociedad. Así lograron que el poder público fuera obediente a su proyecto político infectado de corrupción y prepotencia.

Los diezmos, las coimas, los sobreprecios formaron parte del esquema que usó esta banda delincuencial. No sólo se enriquecieron ilícitamente, sino además hicieron de las empresas contratistas y hasta de las instituciones del Estado fuentes de financiamiento de las campañas electorales multimillonarias.

Las denuncias periodísticas del caso Arroz Verde revelaron este secreto a voces que derrumba el mito de los intocables, pues existen detenidos y otros requeridos para investigaciones de la Fiscalía.

Una de ellos, Pamela Martínez, decidió no cargar sola con el peso de la culpabilidad. Su desesperación ante el desamparo de sus cómplices, le llevó a acogerse a un acuerdo de cooperación eficaz con las autoridades y está delatando a los cabecillas de la corrupción. Los cuadernos de registro de contribuciones y otras pruebas incautadas a Martínez pueden ser definitivas para inaugurar el ocaso de los otrora dioses.

No hay crimen perfecto. Las lealtades entre mafiosos son efímeras y cuando de ponerse a buen resguardo se trata, hasta podrían atentar contra la vida de delatores, quizás ese el caso de la ex asesora presidencial.

La independencia del sistema judicial y de control está en la mira de la opinión pública. La Fiscalía General tiene una prueba de fuego, Diana Salazar debe llevar adelante las investigaciones sin discriminación, pues no sólo los delincuentes están en la orilla del gobierno anterior, también hay algunos que pasan de agache en el actual.

 

Francisco Escandón Guevara

Email:               fcoescandog@gmail.com

     fescandonguevara@yahoo.com

Blog:                 fescandonguevara.wordpress.com

Twitter:            @PanchoEscandon

Facebook:        https://www.facebook.com/francisco.escandonguevara