MORENO Y EL FMI

MorenoFMI3

Luego de la segunda guerra mundial se creó el Fondo Monetario Internacional (FMI) con la urgencia de normar las relaciones de los países industrializados y del sistema financiero, además se impuso el dólar como moneda referente.

Con el desarrollo del capital y la derrota del llamado socialismo real, el FMI adoptó las políticas del Consenso de Washington. Ese es el inicio formal del neoliberalismo.

Desde entonces la internacionalización de la producción para abaratar mercancías, la eliminación de subsidios en los servicios públicos, la liberalización de las economías para privatizarlo todo, la desregularización laboral y la seguridad jurídica de las inversiones privadas; son el recetario c on que el FMI condiciona a los países, a cambio de créditos para cubrir sus déficits fiscales.

Estas políticas provocaron privilegios para los poderosos y penurias para los pueblos. Así lo evidencian las dieciocho Cartas de Intención anteriores que firmó el Ecuador.

La nueva, la diecinueve, por la cual se recibirán préstamos por $10.277 millones, exige el cumplimiento de un paquetazo que incrementará impuestos, eliminará subsidios, privatizará las áreas estratégicas, precarizará el trabajo, reducirá la inversión en las áreas sociales, fomentará le explotación minera y petrolera, etc.

Así Moreno encargó las decisiones económicas a terceros interesados en afirmar la dependencia del Ecuador. Nada distinto a la larga noche neoliberal, incluso al correísmo, que transmutó del FMI al imperialismo chino. Lo único distinto son los colores de las banderas, pues los intereses monopólicos son los mismos.

Quieren imponer el neoliberalismo en base del miedo social que institucionalizó la revolución ciudadana, pero subestiman la capacidad de respuesta del pueblo que está superando el letargo correísta.

El momento no es sencillo para Moreno, su gobierno es débil y la movilización popular se robustece. Debería poner las barbas en remojo, parece olvida que los paquetazos fueron derrotados en el pasado, hasta cayeron gobiernos

 

Francisco Escandón Guevara

Email:               fcoescandog@gmail.com

fescandonguevara@yahoo.com

Blog:                 fescandonguevara.wordpress.com

Twitter:            @PanchoEscandon

Facebook:        https://www.facebook.com/francisco.escandonguevara

OTRO PRÓFUGO

OtroPrófugo1

La huida de Ricardo Patiño, antes de que la fiscalía ecuatoriana logre su prisión preventiva, escandaliza al país. No es el primero y tampoco será el último prófugo, pero al parecer esa es una característica de la historia nacional.

La impunidad es parte de la genética de quienes han gobernado, salvo ciertas contradicciones inter oligárquicas que usaron el poder para perseguir a sus adversarios políticos, el sistema de perdón y olvido está naturalizado en las altas cúpulas.

Lo lamentable de la huida de Patiño es el delito que se imputa, ya que penalizar la instigación fue el arma del correísmo para silenciar y atemorizar a los opositores. A ese recurso antidemocrático apela el presidente y permite que sus antiguos coidearios hagan gala de defensores de libertades.

Existe peligro detrás de esa figura legal, más allá de la transitoriedad de la disputa oligárquica entre Moreno y su antecesor. Encausar a Patiño por instigación es una posible táctica para no procesarlo por sus verdaderos delitos y además deja la puerta abierta para que se judicialice y criminalice la verdadera lucha popular en oposición al neoliberalismo.

Al ex canciller se lo debe procesar por lo que hizo, no por lo que dice. Casi nada se ha hecho para  investigar y sancionar su responsabilidad en los innumerables casos de corrupción, su participación en la violación de los derechos humanos, de los de la naturaleza y de las libertades públicas, su involucramiento en el tráfico de estupefacientes (narcovalija diplomática), etc.

Patiño, Correa y otros prófugos evadieron la justicia gracias a la influencia que conservan en el Estado, eso demuestra no sólo su poder, sino que están inconclusos los anhelos de la Consulta Popular que prometió descorreizar el país.

No son suficientes los recambios formales de designar a nuevas autoridades en los órganos de control y justicia, varios de ellos incluso fueron cómplices del régimen anterior.

Romper la argolla no es un problema de discursos, exige de un combate efectivo a la corrupción, de desmantelar las prácticas de una red burocrática que secuestra la función pública y de democratizar la elección de jueces, fiscales y controladores del poder estatal.

 

Francisco Escandón Guevara

Email:                     fcoescandog@gmail.com

fescandonguevara@yahoo.com

Blog:                       fescandonguevara.wordpress.com

Twitter:                  @PanchoEscandon

Facebook:            https://www.facebook.com/francisco.escandonguevara

DIPLOMACIA DE ALQUILER

DiplomaciaAlquiler

Las relaciones internacionales del Ecuador son vergonzosas. Aunque el gobierno de Moreno apele al chauvinismo nacional y al manual de (urbanidad y buenas costumbres) de Carreño, el retiro del asilo político a Julián Assange viola los derechos humanos.

Por el momento no se juzgará la inocencia o culpabilidad del hacker, sino se valorará el papel de la diplomacia que representó los intereses del país en más de una década.

En tiempos del correísmo se violó la libertad de expresión y otros derechos humanos, se criminalizó la protesta social. Por ello, asilar a Assange constituía un acto incongruente entre el discurso demagógico y el autoritarismo del poder que brillaba fronteras adentro. Tal parece que esa concesión de asilo tuvo más motivaciones propagandísticas que humanitarias.

La continuación del gobierno de Alianza País es también la prolongación de la vergüenza diplomática. El circo populista continuó al entregar la nacionalidad ecuatoriana a Assange y al extenderle nombramiento de funcionario diplomático ante Rusia.

Sólo ahora que el imperialismo norteamericano presiona a Moreno, resulta incómoda la presencia del hacker. Sólo ahora que el Fondo Monetario Internacional exige encarcelar al asilado, se preocupan de la plata gastada para protegerlo. Sólo ahora que se culpa de la corrupta cuenta offshore INA a la familia presidencial, les apesta la mierda embarrada en las paredes de la embajada.

Así es la diplomacia ecuatoriana, al servicio del mejor postor, al vaivén de las presiones internacionales y al provecho de cualquier advenedizo presidente. Cuando Assange era héroe, fluían los capitales rusos y chinos; ahora son los gringos quienes definen la agenda de la cancillería. La soberanía no es más que una palabra manoseada.

La decisión de entregar a Assange le da respiro a Correa para salir de las cuerdas de la corrupción, el prófugo ahora tiene palestra y micrófonos delante, pero no es el peor enemigo de Moreno, ese lugar le corresponde ahora al ejército de hackers de Wikileaks que expondrán cualquier secreto o error del régimen.

Esa es la diplomacia de alquiler y será más vergonzosa si el gobierno termina con las manos manchadas de sangre, si se extradita a Assange.

 

Francisco Escandón Guevara

Email:                     fcoescandog@gmail.com

fescandonguevara@yahoo.com

Blog:                       fescandonguevara.wordpress.com

Twitter:                  @PanchoEscandon

Facebook:            https://www.facebook.com/francisco.escandonguevara

NUEVO MAPA ELECTORAL

Ilustración 

Los resultados de las últimas elecciones reconfiguran el mapa político del Ecuador. Atrás quedaron las fuerzas hegemónicas y los liderazgos dominantes.

El gran perdedor es Alianza País que está envuelto en una ineficaz lucha anticorrupción y en un plan de ajuste neoliberal. El oficialismo no logró siquiera presentar candidaturas en varios territorios, sus figuras migraron detrás de Compromiso Social y de otros partidos que alquilaron sus casilleros.

No sorprenden las representaciones obtenidas por el correísmo.  Aún su discurso cautiva a un electorado que es fácil presa del populismo, pero retrocede entre las preferencias electorales debido al involucramiento de sus líderes con los escándalos de corrupción.

En el consolidado nacional los socialcristianos obtuvieron más votos, ellos vendieron la idea de hacer cada ciudad una extrapolación del modelo exitoso de Guayaquil.  Sin embargo, esa táctica no les permitió homogenizar su electorado, perdieron en varios de sus bastiones y en otras provincias sus candidatos, de lejos, no son los más votados.

El reconocimiento de CREO como oposición política y alternativa electoral languidece: sus escasos liderazgos seccionales y el colaboracionismo con el programa económico del gobierno son las causas de este retroceso numérico.

Fue clarísimo el padrinazgo con el que actuaron los caudillos de estos partidos políticos oligárquicos. Correa fue la única figura que levantaron sus seguidores, mientras que Lasso y Nebot recorrieron el país para apalancar a sus candidatos y para posicionarse como presidenciables.

La sorpresa fueron los resultados obtenidos por las fuerzas de izquierda, luego de los reveses continuos derivados de su enfrentamiento al correísmo, juntos el Pachacutik y la Unidad Popular ganaron más prefecturas que el socialcristianismo y obtienen un importante número de alcaldías, hecho invisibilizado por los grandes medios de comunicación.

Además, estas elecciones se caracterizaron por una enorme dispersión de candidaturas y por la indecisión que se mantuvo hasta las postrimerías mismas de los sufragios, de allí que resulta irresponsable el accionar de las encuestadoras que emitían estadísticas, nada objetivas, para inducir en las preferencias de los votantes. Es hora que los organismos de control y judiciales tomen cartas en el asunto para sancionar estas prácticas enajenantes antidemocráticas.

Otro fenómeno influyente de los comicios es la proliferación de organizaciones políticas y de un sinnúmero de alianzas des-ideologizadas, realizadas entre partidos y movimientos de diferente tendencia.

En estas elecciones el pueblo se encargó de enterrar a los caciques que han repetido sus postulaciones en los últimos veinte años en distintos territorios (Torres en Ambato, la dinastía Falquez en El Oro, Paco Moncayo en Quito, Cabrera y Carrasco en Cuenca, el clan Zambrano en Manabí, etc.). La sobreproducción de propaganda de esas maquinarias electorales no logró vencer al anhelo de cambio de los electores.

Definitivamente el mapa electoral es variopinto, diverso y plural, las previsiones del voto pendular favorable a la derecha tradicional fueron falseadas por la realidad. Ahora la gran incógnita se traslada a quién será el ganador en las presidenciales del año 2021.

Lasso y Nebot fungen de fuertes precandidatos a Carondelet, es obvio que el correísmo jugará también su carta y, por otro lado, la unidad de las izquierdas tiene potencialidad para triunfar siempre que presente una candidatura única y aglutinadora. Nada está dicho, la estructuración del cuadro electoral y de las alianzas se acelerará ante la proximidad de los comicios.

 

Francisco Escandón Guevara

Email:                      fcoescandog@gmail.com

fescandonguevara@yahoo.com

Blog:                        fescandonguevara.wordpress.com

Twitter:                 @PanchoEscandon

Facebook:            https://www.facebook.com/francisco.escandonguevara