¿VUELVE LA LARGA NOCHE NEOLIBERAL?

El fin de la larga noche neoliberal es una consigna del gobierno de Correa. Al afirmar que vivimos una etapa post neoliberal, del buen vivir y del socialismo del siglo XXI tiene por objetivo propagandizar la idea que Ecuador ya cambió.

Claro que el correísmo no puede ser mimetizado a otros gobiernos; pues su proyecto político y económico es un proceso de modernización de la sociedad, pero ese desarrollismo no cambia las características de sociedad capitalista y dependiente que nuestro país arrastra hace décadas.

El carácter capitalista está signado por una contradicción fundamental: la riqueza es generada socialmente por los trabajadores, mientras que la apropiación de esa riqueza es acumulada por determinados grupos económicos nacionales y extranjeros que han aumentado sus ganancias en épocas de revolución ciudadana. Una sencilla muestra: al iniciar el gobierno Correa esos grandes grupos económicos concentraban el 30% del PIB ($15.000millones), ocho años después sus ingresos aumentaron al 50% del PIB ($60.000millones).

Siendo efectiva esta caracterización, es indignante comentar que se acaba de formalizarse la firma del contrato de socio estratégico entre el Estado (Industrias Guapán y Cementos Chimborazo, que fusionados se denominan Unión Cementera Nacional) y la empresa peruana Yura, subsidiaria del Grupo Gloria.

La inversión de la transnacional ascendería a $230millones para la planta de producción de clínker, necesario para la producción de cemento, le da ventaja de 63% en el paquete de acciones con respecto al Estado; de allí que este sector estratégico será controlado por capitales privados afirmando do un oligopolio en el que las marcas Holcim, Lafargue y Yura dominen el mercado; sin que el Estado pueda regular los precios. A ese perjuicio, se suma la subvaloración de los activos de las empresas cementeras nacionales y la preocupación de que prácticamente se privatiza un negocio rentable cuyos reportes de ganancias superan los $25millones anuales, con un crecimiento proyectado de 7% anual en los próximos años.

Paradójico que el Estado ecuatoriano no pueda invertir en la cantidad señalada en la repotencialización de las empresas nacionales cementeras, mientras sólo en el año 2013 los gastos correspondientes a propaganda ascienden a $300millones.

La continuación de negocios con el Grupo Gloria es extraño pues fueron beneficiarios de la enajenación estatal del ingenio Azucarero Aztra o Ecudos. Esa empresa que fue confiscada al Grupo Isaías, tuvo la administración del falsificador de título universitario Pedro Delgado, primo prófugo de su majestad presidencial, y vendida a la transnacional peruana con plata prestada por el Corporación Financiera Nacional dirigida por Camilo Samán. El punto es que el correísmo prestó plata a empresarios extranjeros para que nos hagan el favor de comprarnos una empresa rentable. ¡Vaya negocio!

Todo apunta que la larga noche neoliberal está de vuelta.

Lcdo. Francisco Escandón Guevara

Email:    fescandonguevara@yahoo.com
fescandonguevara@hotmail.com
Blog:      fescandonguevara.wordpress.com                                                                           Twitter:@PanchoEscandon                                                                                                                                        Facebook:francisco.escandonguevara@facebook.com

EL GRUPO GLORIA Y SU VINCULACIÓN EN LAS ÁREAS ESTRATÉGICAS DEL ESTADO ECUATORIANO: CONTRADICCIONES DEL FIN DE LA LARGA NOCHE NEOLIBERAL

EL GRUPO GLORIA Y EL NEGOCIO CEMENTERO EN ECUADOR

En el Ecuador la industria cementera tiene característica de monopolio y oligopolio; es decir, un reducido número de productores controlan el mercado. Refrenda esta afirmación el hecho que la producción de 6 millones de toneladas anuales (T/a) esté distribuida de la siguiente manera:

–          La suiza Holcim S.A. 66%,

–          La francesa Lafargue 21%, misma que acabó de ceder sus operaciones a la empresa peruana Unión Andina de Cementos S.A. (UNACEM) por USD. 553millones; y,

–          La ecuatoriana Unión Cementera Nacional 13% (UCEM).

La UCEM es resultante de la fusión del 86% de acciones de Cementos Chimborazo C.A. (el porcentaje restante pertenece a los trabajadores) y el 100% de Industrias Guapán S.A. Fue legalizada el 18 de noviembre del 2013, después de un proceso administrativo de cerca de 20 meses; durante este tiempo el gobierno nacional invirtió recursos públicos con el objetivo de ampliar la capacidad instalada de producción especialmente de Cementos Chimborazo C.A.

Para una mayor precisión, es necesario mencionar que, Cementos Chimborazo C.A. desde su creación perteneció al Estado ecuatoriano; mientras que Industrias Guapán S.A. durante 50 años fue de propiedad del IESS (de los afiliados), luego pasó a ser parte de los activos del Banco del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (BIESS) y en el mes de junio del año 2013 sus acciones fueron adquiridas por el Ministerio de Industrias y Productividad (MIPRO), por un cuestionado monto de USD.72millones. Finalmente las acciones de Cementos Chimborazo C.A. y Guapán S.A. en el mes de julio fueron transferidas a perpetuidad a la Empresa Pública Cementera del Ecuador (EPCE). [1]

Para la administración de la UCEM el presidente Correa creó la EPCE mediante el Decreto Ejecutivo No. 207, del 07 de enero del 2010, que de inmediato planteó entre sus prioridades la búsqueda de un socio estratégico para la cementera nacional; pues a pesar de las inversiones hechas por el Estado ecuatoriano, la capacidad productiva es insuficiente en la perspectiva de una nueva Línea de Producción de Clinker que impide cubrir el déficit existente de esta materia prima en la elaboración de cemento. [2]

Este preámbulo es necesario para comprender la naturaleza de la resolución gubernamental EPCE-GG-2014-091, según la cual se adjudica el Proyecto Socio Estratégico Cementero a la empresa YURA S.A. por haber obtenido el puntaje de 92,25/100. Sin embargo, en dicha resolución no se oficializa el porcentaje de acciones vendidas, ni tampoco el valor por las que fueron enajenadas; aunque el Comité de Empresa de los Trabajadores de la Unión Cementera Nacional (CETUCEM CEM) denunció públicamente que el porcentaje adjudicado es del 60% de las acciones de EPCE; sin conocerse aún el valor de dicha transacción.

El justificativo para la privatización de la UCEM es la creciente importación de Clinker, aunque las reservas probadas que poseen las minas de la empresa nacional son suficientes para cubrir la demanda de producción de cemento e incluso para expandirse en el mercado internacionalmente. Lo que se requiere son USD.200millones necesarios para comprar unos molinos e implementar la nueva línea de producción que posibilite aprovechar la capacidad instalada de 1.575.000T/a que tienen las dos plantas industriales de UCEM.

Pero además de la sinrazón de privatizar la industria cementera nacional, es imprescindible conocer que la empresa beneficiaria forma parte del GRUPO GLORIA que es un emporio de empresas que se dedican a actividades productivas y de comercio de: alimentos, agroindustria, cementos, concretos, fármacos, nitratos, papeles, transporte, servicios, cartones; etc.

Los propietarios del grupo son la familia Rodríguez Banda y sus negocios se extienden a varios países como: Puerto Rico, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Argentina; tan monopólico es este grupo económico que la revista Forbes lo clasifica entre los 8 grupos económicos más importantes de Perú. [3]

Se deduce entonces una primera afirmación. Este proceso es ilegal, por cuanto contradice la Ley de Empresas Públicas, ya que el Estado en caso de alianzas y convenios debe ser accionista mayoritario de los sectores considerados como estratégicos; además que asistimos a una contradicción práctica frente al discurso del correísmo que sostenía el fin de régimen de privatizaciones de las empresas del Estado.

Resulta un mal negocio que el Estado adjudique mayoritariamente las acciones de la producción de cemento nacional a una empresa privada transnacional, pues es un negocio en crecimiento sostenido. Sostenemos esto pues sólo el mercado nacional demanda de un incremento de 500 Toneladas de cemento cada año, sin considerar la rentabilidad de la nueva línea de producción de prefabricados de hormigón (bloques de hormigón, adoquines, acueductos celulares, vigas pretensadas, columnas prefabricadas, pilotes, escaleras, estribos para puentes, losetas, muros de contención, postes, tubos, paneles y bordillos).

Es tan malo el negocio del correísmo, que desconoce las estimaciones de crecimiento del consumo nacional de cemento que es del 10% anual, e incluso de las proyecciones que establecen que al año 2014 la UCEM registrará ventas por más de USD.120millones y utilidades de USD.25millones. Sin mencionar que constituye el cuarto sector de mayor importancia en la contribución al Producto Interno Bruto del Ecuador, ya que en el período 2007-2012 fue del 10% del PIB.

A esta altura cabe una pregunta: ¿es necesario un socio estratégico que sea propietario del 60% del paquete de acciones de las empresas cementeras estatales, cuando la propia EPCE estima que la recuperación de los $200millones de inversión se podría recuperar en apenas 6 años?

La respuesta cae por su propio peso, pues el correísmo no tiene razones para enajenar los activos del Estado ecuatoriano y lo que se impone es una suerte de vuelta al pasado y de restauración conservadora en esta decisión política de favorecer los intereses de una transnacional que acumula capitales y que viola la soberanía de los países en los que expolia sus recursos naturales.

Por tanto, el tan promocionado cambio de la matriz productiva; que significaría en este caso la sustitución de importaciones de Clinker y su proyección de autoabastecimiento está condicionado a los intereses del GRUPO GLORIA, lo que demuestra el carácter antinacional y dependiente de la política económica del régimen.

De allí que el correísmo está afirmando el modelo de acumulación capitalista de las riquezas; pues el crecimiento económico producto de la modernización de la economía tiene como beneficiarios a los grandes grupos económicos, monopolios y transnacionales.

Sin duda los efectos de la enajenación de la mayoría de acciones de UCEM tendrá consecuencias significativas que expresamos en estas conclusiones:

  1. a.El control accionario de la empresa cementera nacional por parte de una transnacional, fortalece la característica de oligopolio y monopolio del mercado.
  2. b.La creciente demanda de cemento por parte del sector de la construcción, así como la usada en la edificación de infraestructuras físicas estatales como: puertos, aereopuertos, carreteras; etc., fortalecerán la acumulación privada capitalista.
  3. c.La pérdida de peso específico del Estado en el control del mercado, siendo productor y comercializador de cemento, posibilita que los monopolios privados aprovechen de la libre oferta y demanda para incrementar los precios del cemento y sus derivados.
  4. d.La práctica política del correísmo difiere de la demagogia discursiva; no sólo en reinaugurar el régimen de privatizaciones, sino de cambiar la naturaleza estratégica a no estratégica del cemento para poder burlar la Ley de Empresas Públicas y enajenar la mayoría de acciones de la UCEM.
  5. e.Se fortalece la acción antidemocrática del gobierno, pues si bien EPCE es el accionista mayoritario de UCEM, pero accionistas como el Fideicomiso de los Trabajadores de Cementos Chimborazo y otros no han sido consultados del proceso de adjudicación de la cementera nacional a Yura. Peor aún se ha consultado a los ciudadanos de las provincias de Cañar y Chimborazo su opinión frente al potencial impacto económico de la privatización de Cementos Chimborazo C.A. e Industrias Guapán S.A. que son empresas dinamizadoras de empleo en esas jurisdicciones.
  6. f.No se transparenta aún por parte del gobierno nacional cuál fue el monto por el cual vendieron UCEM a la firma YURA y cómo se convino la forma de pago.
  7. g.Tampoco existe un pronunciamiento oficial acerca de qué sucederá con los trabajadores que emplea la UCEM. La incertidumbre relacionada a la estabilidad laboral, derecho de organización sindical, contratación colectiva, sueldos y salarios; etc., hoy preocupan a miles de obreros y empleados quienes les intranquiliza los antecedentes de precarización laboral ejercitados por el GRUPO GLORIA.

Sin duda alguna la juventud, los trabajadores y los pueblos rechazamos estas políticas neoliberales aplicadas por el correísmo y sus aliados del partido político Avanza. Por lo que demandamos explicaciones siempre que sean con argumentos objetivos, no con una serie de insultos ni de campañas propagandísticas estigmatizadoras y peor aún con la consabida persecución judicial.

Por último urge una acción fiscalizadora popular que rebase la inacción de la sometida Asamblea Nacional con mayoría oficialista, la cual aceleradamente pierde credibilidad. Debemos ser capaces de indignarnos no sólo que se privaticen las empresas estatales, sino que se expolien nuestros recursos y la riqueza generada por los trabajadores de nuestro país; además que ese sentido de patriotismo debe exigirnos defender, haciendo uso del constitucional derecho a la resistencia, lo nuestro.

[1] Vale acotar que en el proceso de venta de las acciones de Industrias Guapán S.A. al frente del IESS estuvo el Economista Ramiro González, por designación del presidente Correa; y, posteriormente en el proceso de fusión de las cementeras nacionales en UCEM y la transferencia de acciones perpetuamente a EPCE coincide con el desempeño de funciones de González como ministro del MIPRO. Este personaje además desempeña las funciones de Presidente Nacional del Partido Político “Avanza” aliado al correísmo.

[2] El Clinker es el componente principal que se requiere para la producción de cemento Portland (el cemento más común), para su procesamiento es necesario calcinar caliza y arcilla a altas temperaturas. El Ecuador importa el 25% de Clinker que necesita para producir cemento.

[3] Los principales del GRUPO GLORIA son: Vito Rodríguez Rodríguez es el séptimo peruano más rico con ingresos anuales de USD.1100 millones, le sigue su hermano Jorge con ingresos dUSD.1000 millones. No olvidemos además que este grupo económico compró el Ingenio Azucarero ECUDOS (incautado a la familia Isaías), a través de un préstamo otorgado por la Corporación Financiera Nacional (CFN). En ese préstamo estuvieron involucrados el principal del Fideicomiso AGD CFN No más impunidad: Pedro Delgado, primo del presidente Correa, hoy prófugo de la justicia ecuatoriana por los delitos de falsificación de título profesional y por su involucramiento en los préstamos sin garantías al argentino Gastón Duzac. Además que gerente de la prestamista CFN, a ese entonces, fue Camilo Samán Salem, que enfrentó varias denuncias por enriquecimiento ilícito y por manejo deficiente de las empresas incautadas por el Estado.

CHINA vs. CELAC-ECUADOR: NUEVA RENEGOCIACIÓN DE LA DEPENDENCIA

ILUSTRACION CHINA CELAC

¿El crecimiento de la economía China constituye una amenaza a la hegemonía mundial norteamericana? Esa inquietud es recurrente en nuestras sociedades, particularmente en Latinoamérica, en la que asistimos a un proceso de modernización capitalista y de remozamiento de las relaciones sociales de explotación.

Sostenemos aquello pues en los primeros días de este año se desarrolló el Primer Foro Ministerial entre China y los 33 países que conforman la CELAC (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños); reunión en la cual los compromisos de inversión, financiamiento de déficit presupuestarios, contratación de deuda externa estuvieron a la orden del día.

Pero esta renegociación en bloque de la dependencia, desde algunos de los presidentes de los gobiernos alternativos, fue justificada en nombre de la soberanía y la autodeterminación de los pueblos latinoamericanos representados en sus icónicos gobiernos que miran al gigante asiático como una gran potencia económica que emerge sin pretensiones de ser imperialista o hegemónica como es la caracterización hecha a los Estados Unidos de Norteamérica.

Pero antes de sintetizar de qué tipo son las relaciones entre las dos economías, es pertinente pasar revista a las características actuales del país oriental:

  1. China tiene un Producto Interno Bruto (PIB) que en el año 2014 supera los $10billones, es el segundo motor de la economía mundial cuyo crecimiento fue mayor al 10% durante más de dos décadas gracias a: un régimen de sobreexplotación de la clase obrera, prácticas productivas devastadoras de la naturaleza, relaciones exteriores de expoliación y sometimiento de los países dependientes principalmente por sus fuentes de energía (petróleo, minerales, alimentos), exportación de capitales (deuda externa), afincamiento de zonas comerciales para el intercambio de su sobreproducción de mercancías; etc.
  2. Tan asimétrica es la sociedad china que en su interior se expresan diferencias sociales significativas; por ejemplo: 9 de sus más emblemáticas empresas (Alibaba, China Mobile, Petrochina; el banco ICBC; etc.) forman parte del medio centenar de compañías con mayor capitalización en las bolsas de valores en el acaecido 2014; hecho que demuestra la progresiva acumulación de riquezas en determinadas manos, mientras las mayorías trabajadoras son asiduamente explotadas.
  3. Sin embargo, luego de 25 años, el cabalgante crecimiento económico de China transita una desaceleración significativa expresada en que el año que concluyó su PIB creció un 7,4%; mientras que las previsiones de crecimiento según el Fondo Monetario Internacional (FMI) son del 6,8 % a lo largo de 2015 y un 6,3% en 2016. La ralentización de la economía oriental tiene otras expresiones como el desplome en un 7,7% de su bolsa de valores, hecho inusual que sólo tiene comparación temporal con lo sucedido en el año 2008 cuando la economía mundial sufrió los efectos de la burbuja inmobiliaria.
  4. Efectivamente, según expertos, en la boyante economía china estaría iniciándose una crisis cíclica de superproducción relativa de mercancías en el sector inmobiliario. Tras una importante demanda de vivienda que disparó los precios, está ocurriendo la contracción de compra en los últimos nueve meses; hecho que repercutirá en un stock de viviendas que no encuentren compradores a razón de la baja capacidad adquisitiva salarial de los trabajadores chinos. Al fenómeno descrito debemos sumar: las dificultades en la cancelación de deudas que tienen los gobiernos locales de ese país y varias de sus compañías, una drástica deflación que impedirá la recuperación de los precios de las mercancías, un paro forzoso de las empresas inmobiliarias y desempleo de mano de obra. De allí que de afirmarse estas serias dificultades de la economía China, estaríamos a puertas de una nueva burbuja inmobiliaria-crediticia cuyas consecuencias serán de significativas proporciones en la economía del gigante asiático y por ende la economía global.

Quizá los argumentos planteados sean suficientes para comprender las razones de por qué los nuevos socios de China, la recientemente constituida CELAC, que tiene un PIB acumulado superior a los $7billones (de los cuales la participación de Brasil y México constituye aproximadamente el 60%, mientras que economías como la del Ecuador representa menos del 1%) se constituyen en una posibilidad de resolver la ralentización del gigante asiático. A ello debemos sumar las razones de que juntos los países latinoamericanos constituyen el mayor productor de alimentos del mundo, el tercer mayor productor de energía eléctrica, una fuente muy rica de recursos primarios desvalorizados y un potencial consumidor de las mercancías producidas en China.

Por ello es que la exportación de capitales, a criterio de los dirigentes socialimperialistas chinos (socialistas en palabra, capitalistas en los hechos) es prioritaria para amortiguar los efectos de la desaceleración en la economía de su país. Sólo en el 2014 China invirtió $102.900millones en el extranjero y según su Ministro de Comercio, Shen Danyang, se estarían tomando medidas para mejorar las condiciones de inversión de sus empresas en el extranjero.

En esa perspectiva pretende normar las relaciones de sus inversiones. El propio Xi Jinping, Presidente de la República Popular China, propuso que invertirán hasta $250.000millones en la próxima década en los países que conforman la CELAC; esos valores se destinarían preferencialmente: al sector del extractivismo de petróleo y minería, a la generación de energía, a la explotación de otras materias primas y a la construcción de infraestructuras, lo que ratifica la continuación de sus preferencias históricas en las inversiones mundiales registradas en el período 2005-2013. En ese período el país oriental otorgó préstamos que ascendieron a $102.000millones destinados a la minería e hidrocarburos en Latinoamérica.

De lo planteado se infieren algunas conclusiones:

  • Las políticas de la China son de naturaleza capitalista e imperialista, más allá de los pomposos nombres comunistas con los que se le autocalifican y de las lisonjas socialreformistas de los gobiernos modernizadores latinoamericanos.
  • Vivimos un nuevo reparto del mundo que se expresa en las contradicciones interimperialistas. Las inversiones chinas en la región disputan influencia con los TLC´s de la Unión Europea y ellas con otros imperialismos, con el objetivo de desplazar al imperialismo norteamericano que aún es el principal socio comercial de los países de la CELAC.
  • La consecución de recursos económicos en la región y particularmente los alcanzados por el presidente Correa básicamente no constituyen un reconocimiento al cuestionado milagro ecuatoriano, más bien fueron parte de las inversiones planificadas por el imperialismo chino en su intención de expansionismo y disputa del control geopolítico de la región para amortiguar la desaceleración de su economía, en perspectiva de conquistar la hegemonía mundial.
  • Los capitales chinos que vendrán no rompen las cadenas de la dependencia de nuestros países dependientes, más bien las fortalecen. Las consecuencias de la dependencia al imperialismo son las mismas independientemente del amo de turno. Por ello el discurso de que las relaciones con China son buenas frente a las prácticas colonizadoras de Estados Unidos de Norteamérica, constituyen una charlatanería de los cómplices del capital a quienes debemos derrotar.

Lcdo. Francisco Escandón Guevara

Email:     fescandonguevara@yahoo.com
fescandonguevara@hotmail.com
Twitter:   @PanchoEscandon Facebook:francisco.escandonguevara@facebook.com                                                                                                                                                         Blog:       fescandonguevara.wordpress.com

¿UNIPOLARIDAD O MULTIPOLARIDAD?

Luego de la implosión del socialismo real, iniciada en 1953 como proceso de restauración del capitalismo en la Unión Soviética, varios pensadores postmodernos caracterizaron a ese momento como el fin de la historia, la victoria del liberalismo en la economía y la configuración de la nueva era de la globalización en la que se impuso hegemónicamente los Estados Unidos de Norteamérica como modelo de civilización a emular. Para dichos intelectuales el nuevo mundo era unipolar y no tenía contendor.

Sin embargo de que es correcto señalar que los yanquis son la principal economía mundial, pero no la única; los intereses de otras superpotencias están a la orden del día. Bastaría pasar revista a las pugnas abiertas en el Consejo de Seguridad de la ONU, a los bandos que se alinean en alguna guerra localizada, al reparto de zonas de influencia comercial y económica, a la expoliación de recursos naturales de varios países dependientes; etc., para concluir que una de las contradicciones generales de la época actual es la existente entre los países desarrollados o mejor llamados imperialistas.

¿Qué países pueden ser clasificados como imperialistas y sus políticas como repercuten en los países dependientes? Es una pregunta que requiere una explicación concreta.

Lenin en su obra El imperialismo fase superior del capitalismo, establecía las características esenciales de los países imperialistas:

  1. Se imponen los intereses de los monopolios que alcanzan dimensiones transnacionales.
  2. Se fusiona el capital bancario con el industrial en el conocido capital financiero.
  3. Predomina la exportación de capitales, sobre las mercancías. Deuda externa
  4. Se reparte el mundo entre monopolios capitalistas.
  5. Uso de la violencia, de las guerras de agresión, para resolver las contradicciones interimperialistas.

Expuestos los rasgos característicos del imperialismo nos queda juzgar: ¿las relaciones comerciales del Ecuador son de un país dependiente frente al imperialismo; o, se trata del ejercicio de la libre soberanía como afirma la propaganda gubernamental?

La respuesta cae por su propio peso. Por lo tanto, el acuerdo comercial (TLC) que firmará Correa con Europa, los préstamos millonarios conseguidos en China, las concesiones mineras a transnacionales, las inversiones en los sectores estratégicos alcanzados en Rusia; etc., no es más que una política de renegociación de la dependencia típicamente usada por los gobiernos de la partidocracia de la larga noche neoliberal. ¡He allí la condición de su majestad!

Lcdo. Francisco Escandón Guevara

Email:     fescandonguevara@yahoo.com
fescandonguevara@hotmail.com
Twitter:   @PanchoEscandon
Facebook:francisco.escandonguevara@facebook.com